La humeante taza de té no hacía más que empañar el paisaje, ocultando con ella las finas gotas de rocío, que con dulzura se acumulaban al otro lado de la ventana. Unos ojos marrones se vislumbraban entre la obscuridad del exterior, observando con curiosidad digna de un infante, el brumoso […]

¿Qué quieres leer?

Visítanos:

¡Mira aquí!