Tiempo de lectura aprox: 6 minutos, 4 segundos

Mire marchantito lector, venga, venga. Fruto fresco, sandía roja, naranja dulce y limón partido. Somos bits conectados a esta banda ancha, siguiendo el parpadeo de estas palabras. Enajenados en una realidad flotante, tenemos el gusto de platicar con La Fábri/k/, revista cultural y literaria independiente, originaria de Guatemala, tierra de árboles y el brebaje frondoso de la lluvia. Tras las cumbres altas que surcan el Tikal, nos teletransportamos para aspirar el perfume de la hierba y el jocote, y platicamos con Luis Ricardo López, creador y editor de la revista, quien nos cuenta cómo nació este proyecto y cuál es su posicionamiento en el escenario de las publicaciones literarias de su país. Nos ponemos serios, empieza la densidad de la plática.

1. Es bien conocido que los niveles de lectura en nuestro país (México) están muy por debajo de la media internacional. ¿Cuál es la situación de la alfabetización en Guatemala?
Me sorprende enterarme eso de México, usualmente en Centroamérica, ustedes son un referente de cultura, de grandes librerías, proyectos editoriales, ferias de libro y editoriales de prestigio.

Sé decirte que acá en Guatemala la situación es mediana entre los hombres, pues al igual que la media mundial estamos en el 86% los adultos varones quienes sabemos leer; pero es crítico para las mujeres pues es menor a la media mundial, y un 24% de la población femenina adulta es analfabeta. A mi me parece crítico porque, ¿quién más que los padres pueden transmitir el interés por la lectura a sus hijos? Esto se acentúa más en el área rural donde por la falta de recursos e inversión estatal es difícil que tanto niños como adultos tengan acceso a material de calidad literario o formativo.

Estamos mucho mejor que en tiempos de la firma de la paz (1996), hay más personas analfabetas, sin embargo el reto por superar aún es fuerte, máxime cuando es imperativo que todas las personas tengan acceso a información y aún más sepan distinguir la necesaria para cada uno.

2. Pensando en el panorama literario y su dinámica en Guatemala, ¿cómo y porqué surge La Fábri/k/? ¿a la luz de qué influencias e inspiraciones autorales?
Guatemala ha sido siempre un país que se ha movido por generaciones o grupos literarios, el arte no es un hecho prioritario; cada década surge un nuevo grupo de personas desinteresadas que ponen de su capital para financiar un proyecto literario o artístico; lamentablemente por lo mismo del auto-financiamiento estos proyectos terminan desapareciendo.

Es complejo definir completo el panorama literario de este país, pero se forman grupos o clicas de autores que se autopublican, autogestionan y se premian a sí mismos; incluso escriben sus propios libros de historia de la literatura. Somos un país con una fuerte herencia cultural (como lo es también México) tenemos como principales influjos la herencia indígena prehispánica y la cultura occidental legada por los españoles. 

Volviendo al hecho de por qué surge la Fábri/k/: surge de la necesidad de dar espacio a los autores nuevos y de calidad para presentar sus trabajos, con la facilidad que dan los medios digitales; y a esos mismos autores que no cuentan con el compadrazgo o apellidos de artistas famosos (incluso el arte es hereditario en Guatemala), o están vinculados a alguna universidad nacional. Actualmente el propósito se mantiene, pero también buscamos dar visibilidad a las actividades artísticas del país para que los espectadores o lectores puedan conocerlas y participar en ellas. Veo el proyecto como un puente entre el artista y el espectador.


3. ¿Qué los distingue de otros proyectos literarios en Guatemala? ¿Cuál es su objetivo?
Existen otros proyectos literarios como revistas culturales, pero al pensar el proyecto quise darle un enfoque apolítico; por dos razones: mi finalidad es que el proyecto llegue a la mayor cantidad de espacios, que todos los guatemaltecos puedan sentirse identificados con la revista y la vean como tal, un espacio que muestra qué se hace en el arte en Guatemala y no como una plataforma ideológica o política para servir intereses partidarios.

La segunda razón es que esos otros medios tienen un enfoque de opinión y presentan crítica a la realidad nacional y considero que lo hacen bien; es ir haciendo una especialización de la presentación de la información, como si tomáramos a las revistas de cocina, unas se especializan en cocina mexicana, otras oriental y algunas otras comida del mediterráneo. En nuestro caso nosotros somos una revista cultural con enfoque literario, geek y apolítico. 

Nuestro objetivo, como te decía, es brindar foco a las propuestas culturales y literarias de Guatemala para que los artistas puedan dar a conocer sus ideas y proyectos; porque las ideas merecen ver la luz, impactar a otros y quizá permitir que se construyan nuevos proyectos con ellas.

Fotografía cortesía de Luis Ricardo López, editor de La Fábri/k/

4. Googleando para encontrar su revista, nos encontramos con un resultado un tanto peculiar, el cual no pudimos pasar por alto: La Fabri-K es un grupo urbano peruano con una propuesta artística de ritmos fusión electrónicos. ¿Existe alguna relación entre esta identidad y la de la revista, o es mera coincidencia y un absurdo tiempo-espacio de este mundo digitalizado? ¿De dónde surge el nombre de La Fábri/k/ ?
Es mera coincidencia y absurdo espacio tiempo; pero me parece interesante la propuesta de este grupo peruano, muy parecido a la cumbia villera.

El nombre fue mera cuestión de nerd de letras; en 2018 fui a una reunión de exalumnos; muchos de ellos ya se encontraban trabajando en grandes empresas o emprendiendo sus propios negocios, otros como yo, trabajando freelance.

Ya estaba harto de estar escuchando a una amiga hablar de la fábrica donde trabajaba, de como en la fábrica dirigía x o y procedimientos; me puse a pensar: yo realmente quiero crear algo para mí y como alguien de Letras ¿qué puedo hacer? Diez años antes había tenido un blog de literatura, con casi la misma intención se llamaba EsLiteraturaHoy; pensé en revivir el concepto pero ahora como una revista. Yo quería tener mi propia fábrica, un espacio para producir, para crear y para dar a conocer; y pensé llamarla Revista la Fábrica, pero para que no sonara tan simple pensé añadirle la distinción del fonema /k/ entre barras paralelas que es equivalente al sonido de la sílaba “ca”.

Ese es el origen de La Fábri/k/, como el nombre de este proyecto que dirijo desde 2018.

5. Hablando de estos tiempos de inmediatez digital, ¿cuál es el lugar del trabajo editorial independiente?
Creo que la inmediatez digital es un reto para todo trabajo editorial, sea independiente o industrial; como medio digital tienes que estar en constante renovación de contenido y con una escucha en redes constante. El trabajo editorial independiente es el mismo de siempre, entregar al público contenido nuevo, fresco y de calidad.


6. Su proyecto se define como un proyecto que no participa de corrientes ideológicas o políticas ¿a qué se refieren con esto y cómo han gestionado esa bandera apolítica?
Anteriormente te comentaba que ese es nuestro enfoque, no tomar partido por conflictos políticos o ideológicos, no porque seamos ciegos de la realidad o indolentes de las necesidades de todos los pueblos y sus culturas; pero creemos que el arte da para mucho más que como vehículo político o como causal de desidia entre un pueblo que comparte raíces históricas y culturales tan fuertes como lo es Guatemala.

Nuestra gestión de esa bandera apolítica es simplemente no publicar contenido con tendencias partidistas o ideológicas; y si se trata de algún autor que hubiera tenido algún involucramiento político, buscar la apreciación estética o el valor literario o artístico de la obra; lo bello de Internet es que es un espacio en el que puedes publicar con determinada visión del mundo, nosotros optamos por ver el arte por el arte.


7. ¿Cuál es el lugar de la lectura en la lógica social contemporánea?
Te respondo con otras preguntas: ¿Cuál es la lógica social contemporánea? ¿Quién y cómo se define? Esa respuesta dependerá de que tengamos como punto de partida; puedo responderte cual es mi parecer sobre el lugar de la lectura en la actualidad.

La lectura para mi es un mar de experiencias, es tener la posibilidad (sin sonar romántico) de vivir mil vidas y aprender de cada una de ellas; tener la capacidad de nutrirse de todo el saber humano y producir algo más.

Creo que el lugar de la lectura siempre debe ser alto, es una necesidad fisiológica como comer o dormir; simplemente no deberíamos permitirnos no leer si tenemos esa habilidad (volviendo al tema de la alfabetización en Guatemala) porque es quizá el medio más adecuado para adquirir conocimiento.

8. Dudas existenciales que nos surgen. ¿Cómo caracterizarías al público lector de la literatura latinoamericana? ¿Cuál es su búsqueda e interés en las publicaciones digitales?
Muy distinto del público lector de hace diez o doce años al cual presentaba mis trabajos en los blogs; las personas están teniendo una mayor aceptación por la información digital, con la facilidad de los dispositivos móviles requieren más contenido y de formas diversas; he visto que hay mayor interés hacia géneros que antes no se tocaban, tenemos la experiencia de casi cuarenta años de literatura comprometida y de desencanto posconflicto, y en la actualidad los adolescentes se interesan por otros temas como la ciencia ficción, la fantasía o el terror. 

9. ¿Cuáles han sido los mayores retos a los que se ha enfrentado La Fábri/k/ y cómo los han sorteado?
De los mayores retos, mantener la integridad del contenido y las publicaciones no desviar el enfoque trazado en el inicio del proyecto; se ha sorteado manteniendo revisión a las publicaciones; otro quizá la publicación regular, somos un proyecto autofinanciado y al igual que ustedes nos nutrimos de las colaboraciones de nuestros lectores y otros artistas, esta dificultad con el contenido por medio de convocatorias y gracias al apoyo de valiosos amigos que confían en nuestro trabajo.


10. ¿Qué palabras de ánimo les dedican a los lectores de Teresa Magazine y al público en general en el contexto pandémico?
A los lectores de Teresa Magazine los invito a seguir pendientes de las publicaciones, a enviar sus trabajos y a seguir haciendo arte; el mundo necesita que saquemos lo mejor de esta situación de encierro, paranoia y temor. 

Recuerden que Tonatiuh sale todos los días victorioso y que así debemos de amanecer nosotros, fortalecidos de esta situación que en otras épocas ya ha sobrellevado la humanidad (con la diferencia de que ahora tenemos smartphones); podemos hacer del resultado de esta experiencia quizá un segundo renacimiento para la humanidad o para el arte en general.


Pueden seguir a la Fábri/k/ en:
http://www.revistalafabrik.com
http://www.facebook.com/revistalafabrik
http://www.instagram.com/lafabrikmag



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *