Apoteosis de un sueño

Tiempo de lectura aprox: 46 segundos

Y justo llegaste ahora
cuando estoy de vacaciones
de mi adicción a los rompecabezas,
fuiste un avión de papel
que volaba entre personas dormidas,
te estrellaste contra una casualidad
que había construido en mis sueños.

Sentí el impacto en el pecho
y cuando fui a ver los daños
encontré una figura de colores,
gritaron mis ropas grises,
la curiosidad no mató al gato,
entonces, te rodeé con mis brazos de humo
y no pedí moneda de cambio.
Había olor a eco en tu voz
y tu boca sabía a esperanza,
mis labios rotos y secos
intentaron hallar las palabras;
tal vez era un nombre borroso
o algún adjetivo en la distancia,
una intuición en la niebla,
o la luz que entra
por la grieta ciega de mi ventana.

Ni siquiera cuando abrí los ojos
se borraron las huellas de tus zapatos,
así que te sigo buscando despierto
entre signos de interrogación de concreto;
algunos días soy sonámbulo insomne
y en los ocasos practico origami
y también me vuelvo un avión de papel
que a veces vuela con el viento
y otras me patea un niño con amnesia
que cree en puntos finales sonrientes;
y aunque intento alcanzarte
como como los pájaros que cantan en tu balcón
me pierdo entre edificios
y me doy cuenta de que,
si llueve quizá no me levanto
a menos que decida cambiar
y volverme un barco
y navegar por las veredas
surcando los autos y las botas
esperando que algún día me pise
la huella que quedó en mi cabeza.

5 comentarios sobre “Apoteosis de un sueño”

  1. Excelente poema, cómo nos tienes acostumbrados, con tiempo maravillosas obras literarias, que nos hacen volar y soñar, sin palabras , excelente 👏👏👏👏

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *