-Señor presidente, la gente está empezando a rumorar y la prensa ha estado sacando teorías.

-Dígame algo ¿Cuál es su posición aquí?

-Soy, soy, su secretario.

-¿Bajaron los niveles de pobreza?

-Sí señor.

-¿Y ahorramos lo suficiente como para mantener los programas sociales que dejó el gobierno anterior?

-Sí.

-Entonces no me cuestione y haga lo que le digo.

-Pero…

-¡Dije que se calle! Y haga de una puta vez la llamada a la Guardia Nacional, dígales que salgan a patrullar dos horas antes de lo habitual, ya no hay carne en los comedores comunitarios…

Manuel Santander abandona la oficina en silencio, ayer un oficial del ejército le dijo que tenía una familia muy bonita y debía cuidarla; ya sabe lo que eso significa, seguir en silencio mientras los ciudadanos literalmente se devoran unos a otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *