A Hilda, compañera en el tiempo.

Tengo en la mano izquierda la sinrazón

Y en la derecha dos pastillas caducas.

En resumen, son la misma cosa,

ambas fuera de tiempo.

Ante esta mezcla

lo mejor es sentarse

y dejar que el tiempo siga rompiéndose el hocico.