El tesoro más buscado por los hombres

Convicción pura e imposible.
Incendio claroscuro en el horizonte.
Bebida de los tontos.
Empeño reflejado en perlas.
¡Cae!
¡Emborráchate! ¡Sigue!
¡Cala en mí!

Palabras imprecisas, caricias verídicas.
Minutos deliciosos robados al Tiempo.
Manjar sencillo rojo.
Tu café fluyendo en mis venas.

El límite lo puso el crítico.O el diablo.
Preciso balanceo de cuerpos en la nada.
Voces perecederas que zumban placer.
Tactos silenciosos que recorren tu ser y no ser.
¡Cae!
¡Emborráchate! ¡Sigue!
¡Cala en mí!

Expanden las fronteras estratégicas ,van al infinito.
Agua compartida, época de cacería.
Fugaces risas que cantan el triunfo del equipo.
Manos libres que saborean el jugo de la manzana.

Caminos predecibles ,amenos y nostálgicos.
Miedo al pequeño y peligroso resentimiento.
Sacarla fácil y arriesgarse a ser un virtuoso hoy.
Vivimos en nuestra mansión natural.
¡Cae!
¡Emborráchate! ¡Sigue!
¡Cala en mí!

Venideras anécdotas ,agitadas ,como olas en mi interno mar.
Misterioso calor de tu palpitante núcleo.
Visión nueva ,permanente e independiente.
No importa qué monstruo venga, mi tesoro es tuyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *