Son dos las luces son tres las luces
y los aletazos siempre por las mañanas
un dos tres y el cuarto siempre bienvenido
en la bañera y en el refrigerador queda la historia
una historia como cualquier otra más allá del vivir a contratiempo
es el símil ideal la indispensable analogía para tanta nube
un poste de luz y todos los gatos del barrio arrinconando a los ratones
en el centro una palmera
y nada de arena nada de pistas de hielo que no puedan con
nuestros golpes
me sé pocas canciones infantiles y tengo retrasado el sueño
pero así estarán mojándose nuestros labios
nuestras manos cruzadas y nuestras alas guardadas en los roperos
ahí la cajonera mayor
ésa es la luna del espejo
estas son mis arrugas mis trapos viejos y todas las monedas
de la liberación
hasta acá llegaste jaguarcito mío
hasta acá llegaste con tu piquito de nardo mi amuletito
no hay mas negros en la bañera
no hay ni siquiera dinosaurios que nos enseñen a leer
la ropa interior colgada en el patio al sol
y el sol se le ha metido en el vientre a tu madre
lo sabes ¿cuál es tu unicornio preferido?
te hemos sentido
te hemos visto todos juntos en las pantallas de plasma
y hemos quedado
              hemos
la noche es una puerta abierta a nuestras pesadillas
y no podemos volver a dividirnos el nombre
así
la E vendrá al principio y luego tu adolescencia
yo la esperaba en los aeropuertos
y ahora las manos entrelazadas
lo sabes        acá estamos los dos
los tres      los cuatro
y en este moisés aguardaremos la velocidad del río
¡al abordaje! que la vida es nuestra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *