Génesis

“[…] ¿Quién soy yo, confundida, ambivalente?
No, sólo tus etiquetas me dividen.” –Gloria Anzaldúa.

Mi vida fue concebida
entre fuego y cenizas.
Como un fárrago ardiente
a la orilla de una chapa fría.

No tengo semejanza a mí padre,
menos imagen del Dios que ilumina.
He nacido hembra, he nacido mía:
hija de los días, 
hermana por comunión católica, 
falaz barragana y madre que suscita.

Pero réproba, maldita,
quebrada en cada arista.
Expulsada del elíseo 
y plantada a subsistir en el exilio. 

Saciada de pecado original, 
del fruto prohibido que desaguó, 
este cuerpo que viste y desviste
dentro de un círculo de sal herida.

Oigo que llaman, 
alguien balbucea mi nombre
                             

                                       -Teresa:
presidiaria de alguna de las sentencias.   

¿Cuántos lugares son los que habito?
¿Cuántas las vidas que pertenezco?
¿De qué me alimento?
¿Sobre cuál aire silencioso sobrevivo?

¿Qué o quién soy yo?
Un inúmero de preguntas sin respuesta.

Un comentario sobre “Génesis”

  1. ¿Quién soy yo? es una eterna pregunta que los seres humanos a veces tememos enfrentar. Así andamos por la vida cerrando la posiblidad de hallar una respuesta. Y este bello poema nos concita a pregintarnos con valentía quiénes somos.
    Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *