Brotaron los capullos que dentro de poco, florecerán.
Como los anteriores y los siguientes,
los capullos antropomorfos nacieron al espacio telúrico
y poco a poco esparcirán sus fragancias.
Unos son más gruesos que otros,
los primeros madurarán antes.
No son iguales, pero todas pasan
por el mismo proceso:
lentamente se teñirán de verde
y gradualmente se expandirán mientras
despiden sus inolvidables perfumes.
La coloración comienza según el punto
donde el capullo enflorecerá al nuevo mundo.
Una vez cromatizados, los capullos se expandirán
hasta abrirse y esparcir sus espíritus
por el espacio húmico que los envuelve.
Habrán alcanzado su madurez para ese entonces.
Terminado este estadio, marchitarán hasta
dejar sus restos blanquecinos e inodoros
que desaparecerán sin dejar rastro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *