Debido a la pandemia que azota al mundo, desde hace unos meses, es que expertos de todas las áreas se han visto en la necesidad de ayudar a la comunidad, aportando desde sus conocimientos. Vemos que en la primera línea se encuentra el personal de salud, médicos, enfermeros/as, paramédicos, técnicos en enfermería, etc. Estos se enfrentan día a día de cara al virus, arriesgan sus vidas para sanar y salvar a los infectados.

En este marco es que médicos veterinarios han querido ser partícipes, sin embargo, la gente muchas veces ha expresado su malestar, porque estos profesionales están trabajando en diferentes tareas necesarias para combatir el Covid-19.

Por esto, me veo en la necesidad de escribir este texto, como escritora emergente y estudiante de medicina veterinaria, para dar a conocer a la gente sobre las otras actividades en las que un médico veterinario puede participar, como profesional del área de la salud, información que muchas veces es desconocida para el común de las personas, incluso es algo que muchos entendimos recién al entrar a estudiar esta carrera. No obstante, no pretendo ser el portavoz de los veterinarios, solo entrego lo que sé y he aprendido, desde mi punto de vista.

El médico veterinario no solo es quien se preocupa de la salud y bienestar de los animales de compañía, ya sean perros, gatos, entre otros. Las áreas de trabajo en que pueden estar inmersos son bastante más y complejas. Deben velar por el resguardo de la salud animal, humana y medio ambiente.

Hay una estrecha relación entre los seres humanos, animales y ambiente, es por ello que los riesgos ambientales que provoca un área, tendrán efecto sobre el otro, en el mediano plazo.

Profesionales de esta área cumple un rol importante en la prevención de enfermedades zoonóticas (transmisibles entre humanos y animales), enfermedades transmitidas por los alimentos (ETA), producción de alimentos, investigación científica, etc. Cuida la salud y bienestar de las personas, no solo de los pacientes. Cabe señalar que también tienen una valiosa y trascendente participación durante la atención de emergencias sanitarias y desastres, tanto naturales como de origen antrópico (control de plagas, terremotos, tsunamis, inundaciones, incendios forestales, etc.). Nuestra intervención en la sociedad no se encasilla solamente a la atención clínica de mascotas, somos actores en diversos sectores de desarrollo socio-económico.

Sobre la medicina de mascotas y su relación con la salud pública, se puede decir que el médico veterinario juega un papel tanto en la salud del paciente, como en la promoción de la educación de los tenedores de mascotas. Es nuestro deber enseñarles acerca de tenencia responsable, para que no incurran en maltratos ni abandono, pues es sabido que el abandono de mascotas en la calle, genera un grave problema medio ambiental, por ejemplo, los perros asilvestrados, que atacan la fauna silvestre, ganados, otras mascotas. Asimismo, los perros callejeros, entendiendo esto como los animales que pasan el día en la calle, sin supervisión de sus dueños, aportan en gran medida en el aumento de natalidad de animales vagabundos.

En cuanto al contexto actual en que se encuentra el mundo, médicos veterinarios de todas las áreas y de todos los países se encuentran trabajando para combatir la crisis sanitaria, ya sea asegurando el abastecimiento de alimentos inocuos, preservando la salud pública y animal, así como también realizando sanitización de zonas, con productos seguros para las personas (Departamento de Aseo y Ornato de las comunas) e investigando en laboratorio, para conocer más sobre este virus del cual, hasta el momento, no hay información detallada ni basto conocimiento.

A parte, ha surgido una innumerable cantidad de información errada y “fake news” en torno a la pandemia, con respecto a esto hubo medios de comunicación informando sobre los riesgos de transmisión del Covid-19 y las mascotas. Es por esto que algunos entendidos han tenido que emitir comunicados para informar adecuadamente a la población. Con respecto a este tema el Colegio Médico Veterinario de Chile (COLMEVET), el mes pasado, aclaró que “hasta la fecha no hay evidencia científica de que los animales de compañía sean una fuente de infección para las personas y otros animales”.

Es de gran importancia que a la profesión se le dé el valor que merece, ya que nuestra participación debiese ir incluso enfocada en la creación de políticas públicas en materia de salud, puesto que nuestros profesionales son partícipes significativos en la protección de la salud de la comunidad, y no solo animal. La medicina veterinaria es imprescindible y muy necesaria, no solo para los animales, sino además para el bienestar de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *