Tiempo de lectura aprox: 7 segundos

Con premura, el coronavirus se extendió por el mundo acabando con casi toda la humanidad. El último sobreviviente, vagó por las calles ahora desiertas. Más tarde, cuando el hambre y el cansancio lo vencieron, alguien lo encontró y lo salvó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *