Urdo la manera de escapar al tiempo y

contigo a esta hora aún permanezco;

así de pleno ha sido, y continúa

ese momento maravilloso siendo

que he podido mirarte, besarte, tocar

tu luz.

Me sigo preguntando cómo, por qué,

pero luego pasa a ser irrelevante.

Tus ojos imposibles, dulce cintura,

solo como muestra océano en mi boca

de lo que contigo estoy dispuesto a hacer.

Y tú,

que no eres fantástica ni fabulosa,

no divino ángel, ni increíble sueño,

ni deseada quimera… sino realidad,

más que todo ello y de lo que pudiera

ebrio de éxtasis llegar a soñar…

One thought on “Para Cherry Tess”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *