Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 56 segundos

Daniela llega a la cafetería donde se encuentra con su mejor amiga. Paola pide un capuchino para cada una y dos medialunas rellenas.

Daniela cuelga su cartera en la silla, Paola observa que es un mal lugar, cualquiera la puede tomar, Daniela se ríe, y niega con la cabeza. El mozo llega, y les sirve lo que han pedido.

A mí no me pasará nada, porque esta es mi realidad personalizada. Comenta con seguridad Daniela, y comienza a beber su capuchino.

¿Realidad personalizada? Pregunta Paola confundida.

Todos creemos que vivimos una vida que los demás ven, una vida en la cual todas las personas en esta cafetería están presentes, una en la que te pasa algo a ti y yo lo recuerdo y reacciono. Y tú recuerdas lo mismo, incluyendo mi reacción.

¿Y no es así? ¿De qué estás hablando, Daniela? Creo que te tomaste algo raro. Todos en esta cafetería pueden ver que estoy sentada frente a ti, y muerdo esta medialuna. Comenta con tono burlesco Paola, tras ejecutar la mordida .

No, no es así, eso es lo mejor para mi, estar en este lugar, tomarme este capuchino, que seas mi amiga y no me creas para así explicártelo, pero en tu realidad personalizada quizá eres una modelo, una pintora, no me conoces, o ya estoy muerta. Qué se yo.

No entiendo nada.

Es simple, Paola: cada persona vive la realidad que es mejor para sí. Yo sé la mía, tú sabes la tuya, cada persona en esta cafetería sabe la suya, pero yo no sé la de ellos, ni la tuya, ni la mía, porque estoy en la mía, en la personalizada en la que es mejor para mí, y tú estás viviendo la tuya, y ellos la de ellos.

Según esta teoría que planteas yo soy un objeto circunstancial en tu realidad personalizada, no existo, solo estoy en tu vida porque es bueno para ti.

Sí, sí existes, pero no estás aquí, sino en tu realidad, que quizá me tenga a mi involucrada, o quizá consideres que no soy una buena opción, y por ello no estoy.

Entiendo, pero no le veo sentido, dijiste que yo considero o sea que soy consciente de lo que elijo para mí, yo hago una especie de filtro de situaciones que me convienen y las tomo, las demás las descarto.

Sí, más o menos, porque es de modo inconsciente. Afirma Daniela, mientras estira su brazo hacia la cartera, toma un broche y se recoge sus rulos oscuros. No has creado la realidad, te toca la mejor, la que te hará feliz, y esa puede hacerte ver a mucha gente infeliz, pero no te preocupes porque es algo así como un espejismo, ellos la verdad están felices en su realidad.

¿En tu realidad nadie es superior a ti? ¿Nadie tiene más fama o dinero que tú? ¿Nadie es más saludable ni nadie es más amado que tú?

No, Paola. Tampoco es que cada uno sea un ser supremo, estamos un poco condicionados por la debilidad de ser mortales y humanos ¿Entiendes?

Entiendo que en mi realidad le pido al mozo la cuenta que tengo que ir a visitar a mi madre y ya estoy llegando tarde por esperar para merendar contigo, y escuchar tus cosas raras. Responde Paola, alza la mano y el mozo se acerca.

No, eso sucede en mi realidad personalizada. Asegura Daniela, quien le guiña un ojo a Paola que resopla y mira hacia el techo y se va. Daniela toma su cartera y le da al mozo la tarjeta de crédito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *