El planeta se había convertido en un desierto con premura. El último sobreviviente, bebió con ansias el agua, que guardó en su cantimplora, pero más tarde cuando moría de sed, alguien lo encontró y le dio de beber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *