Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 29 segundos

Cada maldita noche pienso en ti.
            A veces considero que es una costumbre
                        como cuando rezas el padre nuestro,
                        otras tantas, es una especie de mantra
                        algo repetitivo para entender mi existencia.
            Es que sin ti todo es más…
                        ¿Cómo explicarlo?
            Todo está jodido.
                        Y se desarma como cuando aspiras a tocar una nube.
Pienso en ti, Jorge Luis y en la miseria.
            En la maldita hambre que nunca se termina,
en que ahora no somos más que productos,
                        en lo hipocresía de verme al espejo y decir no tengo nada de malo.
                                                                                   Cuando en realidad está todo perdido.
Maldita sea, Jorge Luis.
            A ti qué más te da.
                        No eres un habitante real en esta ciudad.
                        Eres tan extranjero como esas ganas que tengo de amar a alguien que no sea tú.

Pero bueno, Jorge Luis.
            Cómo te decía,
                        el mundo está girando más rápido
                        veo noticias sobre la posibilidad de la existencia doppelganger,
                        el desatino de ser de un color
                        la arrogancia mal entendida y atendida como violencia
                        marchas inútiles
                        e inútiles marchando                          la nueva peste bubónica
                        el caldo de un murciélago
                        la hijoputez del vecino                                   el querer ser tendencia ventilando lo que duele
                        la arrogancia vuelta soberbia
                        ser mugre y escoria por decisión propia.
En fin.

Jorge Luis, siempre tuviste razón.
 Con tus ideas neonazis y tu amor ciego hacia la fenomenología
            el pensar en la muerte para entender la primicia del vivir.
Las tardes postmoderneando en alguna terraza de alguna ciudad
                        ya sea Xalapa, Puebla o Cartagena.
¿A ti qué más mierda te da?
No estás aquí para verlo conmigo.
Y es que en serio… ¿cómo lo haces para soportar?
                        YO, no veo claro con la vida,
                                    con los famosos días no vividos y el porvenir después de la pandemia.
A todos nos jode, Jorge Luis.
A todos. Y tú, sólo estás ahí
                        deambulando en mi mente
                        saltando a tu cama y diciéndome que lo que más te gusta de mí es mi boca,
el ver mis dientes bonitos y yo creyendo de forma ilusa que sólo eso necesito para sobrevivir.
¿Jorge Luis, es que, qué íbamos a hacer en este no sé qué número del fin del mundo?
Ahora me refugio entre mis palabras.
Y los dilemas morales que tengo cada vez que quiero alzar la voz.
                        Porque tengo miedo.
                                    ¿Qué tal si me quedo sola y nadie me acepta?
                        Jorge Luis… Si llegaras a leer esto, qué vergüenza me daría,
                        no porque sea malo,
                        sé que algo he de tener rescatable entre la bipolaridad y el tabaquismo.
Sino por el hecho de que con todo y que el mundo se fulmine,
            yo, estaré en aquí, en el mismo lugar, esperando.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *