Todos somos Teresa

Todos somos Teresa

Cuento seleccionado en la convocatoria “Todos Somos Teresa”.

Teresa fue, sigue siendo y será muchas cosas, entre ellas está lo imaginable: buena amiga, alumna comprometida y, sobretodo, una persona que no se dejaba intimidar por las pruebas que la vida solía jugarle; pero Teresa va mucho más allá de eso, es la brisa en un día de calor, es la risa después de un mal día, es el refugio en la tormenta y es la esperanza que no te deja caer.

Teresa no dejará de ser eso, porque aunque le quitaron la oportunidad de ver un amanecer por las mañanas, sigue estando en el deseo que pides a las estrellas; aunque le arrebataron el sueño de graduarse de la escuela, su risa sigue sonando en las paredes del salón; aunque probablemente ahora esté yaciendo con frío, sabes que puedes contar con el calor de su abrazo después de un mal día.

Llénala de flores, porque como mariposa seguirá volando a través de nosotros; síguele contando tus anécdotas, porque como confidente seguirá escuchándote; compártele tus sentimientos, porque aunque se le fueron arrebatados, aún te va a brindar una mano.

Lamentablemente, a Teresa también la encuentras en el grito de desesperación que no encuentra refugio, en la llamada de auxilio que no alcanza rescate, en los números que llenan hojas de odio; su aliento va vagando en busca de que a nadie le pase lo que a ella, su sangre mancha el callejón como advertencia para cualquiera, su llanto representa la alarma que nadie debería conocer.

Por eso, cuando quieran manchar su imagen, no los dejes. Apaga las noticias y reproduce su canción favorita para que la escuches cantar; deja de usar el luto y utiliza su falda favorita; deja de lamentarte y pon en práctica todos los consejos que te dio. Aunque la vida te dé motivos para que Teresa pase a personaje secundario, demuéstrale que sigue siendo la protagonista.

Planta a Teresa en tu jardín, llévala a la cita de cine con tus amigas, preséntala a tu pareja, sigue hablando de ella con tus padres, continúa gritando su nombre, graba su recuerdo en cada persona que perdió la esperanza, porque aunque Teresa se fue hace mucho, y no de la manera en que debería, Teresa sigue con todos nosotros y todos somos Teresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *