Estamos en periodo electoral y las convicciones faltan

No sorprende, por tanto, que el político de la actualidad se haya despojado de toda ética de la convicción, para aventurarse en la estéril dinámica electorera del pragmatismo. Estamos en periodo electoral, de eso no hay duda. Hoy día abundan las artimañas comunicativas de las que se vale el político Seguir leyendo…