De un mundo de historias perdidas por cortesía

Despreocupándose de seguir algún canon, quien escribe dejándose engolosinar por el diablo de la desmitificación, deja la ocurrencia y acaricia la genialidad, como se distingue en Ibargüengoitia Me impregno de Ibargüengoitia y escribo: su mano sigue dibujada en la mesa, su escuálido corazón y sus nalgas inclinándose. Ahí, la mancha Seguir leyendo…

¿Los sentimientos afectan la lectura? ¿Afectan la crítica?

El Quijote debe leerse en tres momentos de tu vida: cuando eres una persona joven, cuando eres una persona adulta y cuando perteneces a la tercera edad. Alguien, recomendándote a Cervantes En estas semanas, a medias, comencé a leer un libro que ya había leído. Lo recordaba de otra manera, Seguir leyendo…

Lo sosegado (también) como magnitud

Evidentemente, el nómada se mueve pero está sentado, sólo está sentado cuando se mueve (…) El nómada sabe esperar, tiene una paciencia infinita. Inmovilidad y velocidad, catatonía y precipitación, proceso estacionario, la pausa como proceso… Gilles Deleuze Prácticamente en este siglo todo tratamiento de desarrollo humano se ha acortado. Los Seguir leyendo…

La espada, la pluma y el balón

Por desgracia, la naturaleza humana es violenta, pero en nuestro esfuerzo por preservarnos hemos llevado el juego más allá de la infancia y lo hemos convertido en disciplina ¡Juro que lo he intentado! He intentado ver el mundial, compartir el espíritu de la tribuna, aguantar las nueve entradas del béisbol, Seguir leyendo…

Metamorfosis: el poema como evolución

El poema nos resignifica y, con ello, resignifica todo lo que toca. Bajo pena de ser considerada egocéntrica, comenzaré esta columna hablando de mi experiencia con la poeta que me interesa escrudiñar. Mis propios albores en la poesía, y en la literatura en sí, fueron gracias a la profesora, poeta Seguir leyendo…