Año 3804

Luego de varios meses de búsqueda por el inexplorado sector 4, se localizó un objeto que podría demostrar la extinción de vida inteligente en esa parte del planeta.

Con una herramienta, una mano con dedos largos y huesudos hacía una pequeña excavación, encontrando un objeto rectangular de 14 centímetros de largo por 4 de ancho.  Sujetándolo con una pequeña pinza con luz azulada en las puntas, lo colocó en un recipiente parecido a una bandeja de acero inoxidable con luz violácea en su interior.           

En el laboratorio, un recipiente daba vueltas y el objeto era lavado con un líquido que salía a presión de cuatro pequeñas espreas hasta dejarlo limpio, apreciando mejor su forma. El objeto, permaneció dentro de una caja de cristal, mientras se le tomaban medidas y composición química con un escaneo de rayo láser proyectando los resultados en una pantalla holográfica.

 Sin usar su voz fonética, dos “Seres”, Udël y Odetža, empezaron a comunicarse.

— ((¿Qué uso debió haber tenido este objeto?)), preguntó Udël con cierta discreción.

—((Lo ignoro; los resultados sólo mencionan que está compuesto por dos tipos de materiales.  El primero, es un derivado de compuestos orgánicos con largas cadenas moleculares. El segundo, es un metal con un estado casi puro. Ambos materiales fueron unidos por compresión calórica. No descarto que esta civilización, tenía un conocimiento avanzado para dominar la metalurgia, aunque de forma rudimentaria e incipiente. Me pregunto, ¿si eran tan primitivos, ¿cómo llegaron a obtener ese conocimiento?)) terminaba de decir Odetža. 

—((Siendo un hallazgo de alta relevancia, el objeto quedará resguardado para estudio exclusivo del Consejo; si pudiéramos comprobar la extinción de vida inteligente, afirmaríamos que la clasificación de planeta-desierto queda descartada, continuando con la comprobación del grado de habitabilidad para nosotros)) —afirmaba Udël.  

—((Pienso que vivir en este planeta-desierto, debió ser agradable para sus habitantes, pero me pregunto, ¿cómo se reproducirían?, ¿serían una sociedad civilizada o tendrían alguna religión?, ¿tendrían tres géneros como nosotros?, ¿conocerían la guerra?, ¿conocerían el amor?  Y lo más importante, ¿qué destruyó la vida en el planeta?)) —terminaba de preguntar Odetža.

—((Deja de hacer preguntas.  Tú sabes que no está permitido pensar en la existencia de otra civilización inteligente como la nuestra, recuerda que está escrito en el Libro de la Verdad que toda sociedad diferente se considera salvaje e imperfecta. Vámonos ya, el Consejo nos espera)) —dijo Udël antes de salir del lugar.

Las luces se apagaron y el pedazo de manija de refrigerador, quedó resguardado dentro de una caja de cristal, iluminada interiormente por una luz ultravioleta. 

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *