Filologías Sonoras 

«Confesiones de un consumidor de celulosa», Capítulo 5, de Daniel Valdez Puertos

Un pequeño comentario  de nuestro editor, Alexander Ganem: A decir del gran Armando Bartra, la alfabetización en nuestro país se construyó a través de las historietas, producciones que hoy están en franca retirada. No es inusual escuchar en el presente declaraciones  que hablan de la muerte (no solo) de la historieta mexicana. El franco avance del monopolio televisivo y las plataformas virtuales no deja duda de ello. El tiempo de ocio es definido cada vez más claramente por este monopolio visual absorbente y, como señala Bartra, poco o ningún lugar…

Leer más...
Filologías Sonoras 

La “be” de beso y bella.

La segunda letra del alfabeto y primera consonante. Qué problema es la “be”, que es alta, grande, larga y bilabial y nos sitúa en la íntima pronunciación del beso autárquico. Sí, nos besamos cada que vez que proferimos una palabra con “be”, entre el contacto del labio superior e inferior. Es nuestra primera práctica onanista, pues es que se sabe que los labios guardan una cantidad competente de estímulos nerviosos. No es gratuito que los las primeras palabras pronunciadas por los infantes, los imberbes, sean ruidos sin sentido, tales como…

Leer más...
Destacado Filologías Sonoras 

Alcohólico

La palabra «alcohólico» es casi onomatopéyica y asemeja ya desde su grafía una ampolleta de extravagantes ondulaciones. De inicio, su sonido remite a la oquedad de la botella vacía por esa prolongada «o» en medio de la palabra que insiste en perpetuar su sonido con esa «h» muda y cómplice. Mientras que la consonante velar oclusiva, la «c» que se encuentra al principio y al final, evoca el agudo choque entre los vidrios, botellas vacías que se acumulan en un cuarto oscuro, un vaso que se estrella en el piso,…

Leer más...