Cuando esto termine

No habrá dónde ir cuando esto termine,
no habrá caminos que retomar ni marcar.
Seré el poemario de capítulos repetitivos,
altibajos de una galaxia emergente.
El suelo estará pastado y estéril,
el aire será el eterno enemigo donde
se camuflajean sombras carnívoras,

los cuerpos rapiños serán menos pero más grandes.

Seré la pálida estrella que no alcanza la temperatura
para cobijar la esperanza de un amanecer,
la marea pasará desapercibida y
el majestuoso futuro se pintará derrotado.
No habrá suficiente fuerza para morir
ni para conmocionar en nuevo principio
o en la continuación de la latente rabia.
Me presentaré al horizonte
y no habrá perspicaz delirio para crear ni avanzar,
las huellas no tendrán vereda para trascender
ni compartir lo que alguna vez fue posible.

Las palabras no regresarán a sus cunas,
sólo se convertirán en complicados conceptos,
desembocarán en nuevos mazos al alcance de cada vez menos
en un cada vez más amplio cúmulo
que engendra desmesuradamente
el podrido engaño de una razón, un propósito o un destino.

Cuando esto termine no habrá dónde ir ni donde quedarse.
Cuando esto termine habrá que convertir las vísceras en otras cosas,
creer en nada más que en el universo como nuestro propio cuerpo
y dejar atrás la idea de esta humanidad.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *