La contingencia y nuestro ser

La contingencia y nuestro ser

Read Time:2 Minute, 43 Second

A: Carmen Te amo.

Los primeros días de estar con uno mismo es lucha constante y definitivamente una locura. El trabajo los amigos, los vicios, los encuentros con extraños y todas esas cosas que hacemos para renunciar muchas veces a nuestra propia existencia, nos ayudan un poco a sobre llevar nuestra propia realidad. Isaac Asimov escritor y bioquímico estadounidense dice. “Negar un hecho es lo más fácil del mundo. Mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho”. Sabernos reales y existentes ante nosotros mismos, nos hace enfrentarnos a nuestra propia inconformidad, a nuestros miedos y sobre todo a nuestra propia compañía. Nos hallamos solos en esta senda oscura de nuestro ser y tratamos de mejorar el entorno en qué vivimos el exilió, para tratar de aceptar aquello que somos y en lo que nos hemos convertido. A través del tiempo nos moldeamos una idea errónea de quienes somos en realidad, nunca nos habíamos detenido a mirarnos por dentro, solo por fuera, la mayor parte del tiempo escuchábamos o veíamos nuestras virtudes en ojos de otros, incluso nuestros defectos. El ser humano huye de todo incluso de el mismo. El dolor de darnos cuenta que nuestras actitudes no son siempre del todo buenas para otros, es lo mismo para nosotros al estar en esta posición de aislamiento, la reflexión y el análisis de uno mismo saca a la luz nuestro ser.

Los primeros días las lecturas, las series y las tecnologías han ido sobre llevando el dolor de excluirnos del mundo exterior, pero con el paso de los días y las semanas, nuestra propia compañía nos enseña lo sensible y fea que puede llegar a estar la Percepción que tenemos de nuestra persona, lo primero que nos ataca son nuestros pensamientos, nos ametrallan de dudas y miedos, lastimando después nuestras emociones, disfrazamos la depresión con cansancio y el estrés sale a la defensiva en forma de enojo. Nuestro exilio del mundo se nos hace algo injusto, un castigó, una condena que parece no terminar. Nos descubrirnos solos aún en compañía. Nos analizamos de que estamos hechos y tramos de corregir aquello que nos molesta. Nuestra capacidad de aceptación y reconciliación con nosotros mismos nos vuelve virtuosos y explotamos nuestras capacidades, muchos están haciendo aquello que siempre han querido y por falta de tiempo no lo hacían o simplemente lo ocupan para descansar. Estos días de encierro y locura han sacado lo mejor de cada persona, y de algunas otras lo peor, pero cada quien reacciona a su capacidad y encuentran en su dolor una fuga.

“En la oscuridad, las cosas que nos rodean no parecen más reales que los sueños”. (Murasaki Shikibu). En esta oscuridad aparentemente profunda, muchos desde su trinchera están creando, pintando, escribiendo, dibujando, cantando, amando; no siempre se tiene un tiempo para sacar lo mejor de si y conocerse realmente, el disfrutar el proceso de estar con uno mismo es un acto de valentía, del cual saldremos victoriosos, algunos más gorditos otros más flacos, algunos más locos otros más cuerdos, pero llenos de ganas de aportar aquello que el aislamiento nos ha dado y demostrarnos a nosotros mismo que unos días a solas con nosotros, nos han servido para aprender a escuchar la voz de nuestro ser.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *