La prueba

La prueba

Read Time:3 Minute, 29 Second

Irene con su capa de calamidades e incertidumbres salió de la estación del metro con un suéter ligero y su cubrebocas obligatorio. Aceleró el paso, cada día las filas se incrementaban, incluso seis horas antes de la hora de atención oficial. Avanzó por las calles solitarias con un dejo de hastío gris. En el cielo las nubes enredadas parecían un tejido alborotado y triste. Fue difícil tomar la decisión, ya estaba harta de ser siempre vacilante. Su falta de confianza en sí misma le había generado problemas al momento de tomar decisiones. Recordó a su amigo Rodrigo cuando la invitó a Francia. Ella lo pensó por más de dos semanas y olvidó resellar su pasaporte. Además, había percibido el tono burlón de los comentarios de Rodrigo el día en que la invitó al viaje, cuando se refirió a su tendencia a la procrastinación. Por eso le dejó de hablar y cuando Irene le marcó al celular, su querido amigo cenaba en un restaurant de la Rue de Rivoli cerca del museo del Louvre. ¡Vaya que había perdido la oportunidad de salir de su estrecha relación con su odiosa familia! Sin embargo, Irene no cambiaba. El sonido de su corazón la atemorizó.  Desde unos días, algo recorría con frenesí su cuerpo, un cosquilleo en las plantas de sus pies la hacía saltar a ratos en vez de mantener un equilibrio en su andar diario. Era extraño, ya su hermano le había advertido que su forma de moverse le recordaba a un marsupial, y entonces, Irene lo tomó a la ligera, con aparente dejadez. Cuando en verdad, sentía pavor de enfrentarse con las señales reales de su cuerpo. Evocó a su querida abuela Angie cuando le recomendaba incentivar y atender su sexto sentido, pero Irene era cabezona y cobarde. No quería estropear su instante, su presente. Ese lánguido y tenue espacio de tiempo que contiene las horas de un día, de una noche, y sin darnos cuenta se escurre hacia la nada. Aquellas experiencias la tenían fastidiada y deseaba ser diferente, salir de esa confusión con la que maquillaba sus días de joven abogada. ¿En qué momento eligió actuar como una estrella fugaz? ¿De mirarse lejos de sí misma y evitar el sofoco opresivo de las frustraciones personales?

Ayer asistió a la reunión de fin de año. Eran sólo seis colegas, tal vez siete con la presencia del diputado local que daría el toque especial, según el comentario plegadizo de Silvia Pineda, la abogada más antigua del despacho. Irene no pudo negarse, otra vez su titubeo la hundió en un pozo negro. Los besos humedecidos en whisky fueron todo lo que recordó al caer como pelota en su cama. Nunca debía haber asistido a esa fiestecita, se recriminaba entre dientes. Mientras, con paso acelerado, miraba cómo la maraña de nubes daba paso a un día soleado, y aun así, sintió escalofríos.  Le dieron la ficha número 30, debía esperar para dar sus datos. Bien sabía las medidas de seguridad: guardar la sana distancia, no dejar de usar gel antibacterial y demás indicaciones que desde hace más de trece meses eran obligatorias. Frente al personal médico esbozó una tímida sonrisa. La toma de la prueba COVID19 fue rápida y sencilla. Cerró los ojos, recordó a su hermano que, intrigado, le preguntó a dónde se dirigía. Irene no quiso decirle la causa de tan intempestiva escapatoria a esas horas de la madrugada. Lo abrazó con todas sus fuerzas y lo llenó de besos. Él, siempre la protegía cuando siendo niña evitaba que su padre la golpeará con el cinturón, por sus constantes travesuras. 

Izada por un lazo invisible, Irene se levantó, abrió los ojos y gritando como desquiciada se dijo: ¿es sólo un sueño o es la realidad? Se revolvió inquieta, su cuerpo sudoroso casi se desbordaba de la cama. Su horario cotidiano se vio trastocado, no volvió al despacho, sólo alcanzó a reportarse indispuesta. El resultado positivo la mantuvo triste y débil. Pero el dolor violento que la derribó como una capa de calamidades en su rudo confinamiento, no fue otro que el sentimiento de culpa. Su hermano, su querido hermano se fue de viaje sin saber de la prueba. 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *