Los márgenes de Tirsso Castañeda

0 0
Read Time:5 Minute, 38 Second

I

En esta época estamos acostumbrados a tener cada momento una verdad nueva, a seguir tantas corrientes que ostentan la certeza y perdernos entre ellas, ser cada día una persona distinta que es la misma persona pero con otras ideas que se volvieron tendencia mientras dormíamos, y así pasamos esto que llamamos vida, todo sin darnos cuenta que la única certeza es que ya no tenemos de donde asirnos.

Es por eso que buscamos, cada quien a su modo, una manera de continuar, justamente, buscando. Hay quienes lo hacen en la fama, efímera, que les dan los otros, quienes lo hacen en las redes sociales, o en las series y películas, o en la familia, o en su interior, o al menos en lo que creen que es su interior. Cada una de esas formas de buscar se esfuerzan por llegar al centro, a un centro que pueda ser visto y apreciado, un centro que convenga en lo que es ser real, en lo que es bello, porque también se nos ha estado diciendo por décadas que la vida debe ser bella.

Sin embargo, a veces la belleza nace al margen de los centros establecidos por las convenciones. Y también, a veces, de esa belleza que surge fuera de los lindes, uno encuentra su verdad, su realidad. Eso es lo que me sucede cuando veo alguna obra de Tirsso Castañeda.

II

El arte es un mundo que se rige bajo premisas de mercado, aquellos que se encuentran involucrados en las esferas más altas tratan de negarlas disfrazándolas con discursos bajo conceptos que se han vuelto lugares comunes. Esto no significa que todas las obras reconocidas sean solamente ilusiones discursivas; al contrario, creo que las formas en que se transmite una crítica de arte pueden llegar a afectar para mal una obra, desgastándola tanto que pese a su calidad, la gente empiece a verla como un lugar común. Cuando eso se generaliza, el proceso se repite ensalzando otra obra, de otro artista, que primero ve su trabajo ascender y luego el ciclo se cumple con una nueva generalización. Es por ello que hablar de arte suele ser arriesgado. Es por ello que pasé días pensando en cómo escribir esto.

Hace un par de años me encontré frente a frente con el trabajo pictórico de Tirsso; pese a conocerlo a él de bastante tiempo atrás, nunca hasta ese momento había tenido la oportunidad de ver su obra. Quedé sumido en los pensamientos que provocaban los trazos y el color, viéndome caminar entre los laberintos que surgen de las formas que logra.

Decidí que debía escribir algo al respecto, algo que lo hiciera notar aún más en ese mundo del arte aunque sea a través de mi breve y pequeño esfuerzo. Pero cómo hacerlo sin caer en los lugares comunes que todos usan, me pregunté. Recordé el diálogo de una película de Jim Jarmusch en el que se habla de la fama y me di cuenta que no quería es cierto, hay cosas que son tan buenas que la fama las arruinaría.

Entonces, ¿cómo escribir esto?           

 

III

Las obras de Tirsso Castañeda no están al centro de ninguna corriente, no tienen ataduras a estilos ni nombres del pasado. La producción que este artista logra es simbólica, sí, pero no de perspectivas que están ya hechas o dichas, sino de momentos que él mismo reconoce en su experiencia.

En cada uno de sus cuadros, en cada una de sus esculturas, más allá del cuidado que hay en la técnica y la composición, existe una reverberación a algo más. Un sentido que subyace y que se cuenta en la misma obra, por decirlo de alguna manera, conjuntando el devenir histórico con el ánimo del presente, pero al decir presente no digo esa serie de relaciones que conforman la actualidad de lo social, sino que hablo del presente de la hechura de la pieza, en momento en el que él, Tirsso Castañeda, toma sus herramientas y transforma el lienzo o la madera en algo que contiene el ritmo de la música que está escuchando, cruzándola con el concepto que tiene en mente, amalgamándola con la emoción que en ese momento lo embargue, sea felicidad o tristeza.

Firmemente creo que eso es lo que da polisemia al arte, y eso es lo que uno encuentra cuando se ve atento a buscar los detalles de los patrones, de los trazos y los colores en las obras de Tirsso: la búsqueda que uno tiene cotidianamente de sentido puede desembocar en pararse frente a lo que él ha hecho y dejarse llevar en aquello que representa para sí, porque está ahí, porque es una respuesta a las preguntas que nos hacemos, una respuesta humana que no necesita ser el centro, sino que se constituye tangente de la experiencia misma y aborda los márgenes de lo que somos porque parte de los márgenes que hay en él.  

IV

Acaso no haya una respuesta para saber cómo escribir sobre la obra de alguien sin usar el mismo discurso que todos usan. Inevitablemente se tienen ataduras que limitan, porque los discursos subyugan, pero el intento se hace, y debemos recordar que se puede lo que se hace porque se hace lo que se puede. Sin embargo, tal no es una justificación para este texto, para nada, lo que sí es, podría decirse, es una forma de aceptar que las cosas en el mundo del arte difícilmente van a cambiar desde los discursos, desde los acercamientos que se puedan elaborar describiendo la producción de algún artista, pero eso no significa que no puedan cambiar cuando es el espectador mismo el que llega a la obra y entonces puede decidir si lo que se ha dicho es verdad o no, pues, ¿no es la verdad una construcción del sentido que uno ve en las cosas?

He querido hablar de Tirsso Castañeda y su obra, y finalmente he hablado de la imposibilidad que tengo para hablar de ello más allá de lo que yo mismo veo. Pero, para mí, eso es lo que hace bello al arte, la incapacidad de describir la belleza que uno encuentra al margen porque las palabras que están usadas para el centro son insuficientes. 

V

Llevo unas cuantas horas bebiendo con Tirsso en el estudio que tienen en el centro de la ciudad. Hablamos de música, pintura y viejos recuerdos que atañen a chismes de personas que ambos conocemos. Quiero que este sea un espacio en el que todos se sientan en confianza cuando vengan, me dice. Imposible que no sea así cuando se está rodeado con su trabajo, pienso yo, imposible que alguien no encuentre lo que está buscando cuando la obra te rodea y descubres en ella que también está el margen que eres tú.


Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *