Martí, luz del porvenir

Martí, luz del porvenir

Read Time:2 Minute, 48 Second

El derecho del obrero no puede ser nunca el odio al capital; es la armonía, la conciliación, el acercamiento común de uno y del otro.

josé marti

Un doble aniversario celebra el prócer cubano José Martí: se cumplen 168 años de su natalicio en La Habana, el 28 de enero de 1853, y se conmemora el 130 aniversario de la publicación de su magistral ensayo “Nuestra América”, en las páginas mexicanas del periódico El Partido Liberal, el 30 de enero de 1891. Hasta la fecha, Martí sigue iluminando nuestras culturas, aquellas que reflejan la grandeza del ser latinoamericano con una filosofía propia y universal. La semilla que sembró Martí explica nuestra identidad, y la ayuda a florecer en el quehacer humilde y descalzo de los pueblos. Nuestra América es la utopía que nos mueve al porvenir, la unidad e integración son sueños necesarios, y es que estamos integrados en una sola identidad, forjada en la diversidad; fortalecerla y protegerla es parte militante de la vida en las geografías nuestras. La esperanza sobrevive en estas tierras al perjurio y la soberbia imperial. La América nuestra vive en la memoria y en el presente de nuestros pueblos. Martí entregó su vida por ella. Ahora, nosotros honramos su legado defendiéndola con decoro.

El ensayo “Nuestra América” es la síntesis de nuestra historia, escrita desde lo profundo del espíritu libertario, aquel que da forma a las miles de voces que reclamaban una segunda y definitiva independencia, voces que ahora demandan el establecimiento de otro orden social y continental. Es sueño originario por el derecho a ser y el grito rebelde de la mujer que se reconfigura a sí misma desde perspectivas autogestivas; es palabra que nombra al campesino despojado, al jornalero vilipendiado y al obrero explotado; es voz de los excluidos en los debates nacionales, de los niños hambrientos y de los ancianos olvidados sin importar cuanto dieron a las patrias presentes. La razón martiana encausa el grito de esperanza, es crítica y proposición, análisis y programa. El ensayo “Nuestra América” reúne lo significativo de la necesidad y proyecta lo urgente de nuestras obligaciones. “Hacer es la mejor manera de decir”, sentenciará Martí con palabras que resuenan en lo profundo de los corazones, esos que laten empujando el deseo irrenunciable de construir nuevas realidades en libertad. La cultura latinoamericana es única porque retoma lo más universal y lo suscribe en forma original.

La luz del pensamiento de José Martí nos ilumina con intensidad en estas horas tan complejas para la humanidad, marcando el derrotero del porvenir. Utopía nuestra es la unidad y la integración de nuestros pueblos en una sola congregación, compuesta por la raíz compartida, la misma desde el río bravo hasta la Patagonia, fronteras difusas de una identidad común. Nuestras naciones latinoamericanas nacieron hermanadas en la tragedia de la historia, forjaron patria quienes con su vida y sus actos dieron rumbo a los ideales de próceres que soñaron con el mejoramiento humano. Nuestra América tiene su génesis en la dignidad de las mujeres y hombres de piel multicolor, en el esfuerzo diario por ser como somos sin condicionamientos ni condicionantes: libres. Porque las cadenas apresan los cuerpos, pero las ideas surcan sin presidio. La libertad y la independencia son la sangre que recorre nuestras venas, por eso soñamos despiertos la utopía, con los pies descalzos y andando los senderos de la dignidad.


Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *