Menos tiempo, pero más historias

Menos tiempo, pero más historias

Read Time:5 Minute, 39 Second

Es inevitable no pensar durante nuestro día a día en ver una serie o contratar un servicio de streaming para poder ver una. La competencia es inmensa, cada vez más existen gran cantidad de series y estrenos; entre reboots, spin-off, regresos, reencuentros y más.

La calidad y la inversión económica que se realiza para el sector serie es inmensa comparada con la era pre internet. Grandes producciones como Game of thrones, Westworld, The Crown, entre otras, eran inimaginables fuera de las salas de cine. Por otro lado, la oferta tiene una variedad de géneros, estilos, actores y escenarios ilimitada.

Evidentemente los más felices son los amantes del cine y las series. A comparación de los largometrajes, las entregas seriadas tienen un gusto particular y diferente. Las historias pueden tener distintas aristas y caminos, creando mundos y escenarios que cautivan y no dejan que te despegues de la pantalla.

No obstante, en su virtud también existe un defecto, el tiempo. En la era actual, donde el trabajo y la vida diaria consume cada vez más nuestra humanidad, que deja tiempo mínimo para la familia y para nosotros mismos, es difícil poder engancharse a una serie con más de 10 temporadas y quizás más de 20 episodios cada una. Pero últimamente existe un escape, que cada vez se ha fortalecido más, las miniseries.

En esta oportunidad me propongo a exponer sobre las miniseries, la cual considero que se encuentran en un boom en la actualidad, no solo por cantidad sino, y principalmente, por su calidad. Estas pueden significar un escape para los deseos de ver una serie, pero sin sentirse derrotado por la incapacidad de pasar varias horas frente a un televisor.

Es cierto que las miniseries han existido siempre y que en su mayoría ha tenido un distribuidor padre, que es HBO. Pero considero un punto de inflexión, en el que el éxito económico y crítico permitió una producción mayor que posteriormente llegó a la etapa masiva de nuestros días. Ese antes y después la marcó una serie que en un inicio debió ser una miniserie, pero que debido a su éxito presentó una segunda temporada, Big Little Lies.

Con un elenco de lujo: Nicole Kidman, Shailene Woodley, Zoe Kravitz, Reese Witherspoon, Laura Dern, entre otros; Big Little Lies, estrenada en el 2017, presenta una historia osada, inteligente e intrigante. El grupo de protagonistas femeninos que posee gran personalidad, pero a la vez debilidad por el entorno y las dificultades que han tenido que pasar, principalmente por vivir en una sociedad violenta y machista; gana afinidad por el público y la crítica por cómo son caracterizadas desde el guión.

Sus atributos son varios, desde la música; el juego con el espectador del dato escondido; la morbosidad voyerista entre el sexo, la violencia y muerte; los flashbacks y flashforwards; hasta la utilización de gran cantidad de actores infantes que le agregan inocencia y verosimilitud a la historia que se cuenta.

De esa manera, una gran miniserie como Big Little Lies demostró a las productoras que con ellas también se puede ganar dinero y premios de la crítica. Ello permitió que en los último dos años, se hayan producido una cantidad excesiva de miniseries por diversas plataformas, donde no estuvieron laxas de calidad y ganancias. A continuación, mencionaré algunas de las que más importancia han tenido, desde mi punto de vista, para la escena y para el arte cinematográfico.

When they see us, una miniserie de tan solo 4 episodios, presenta la historia de un grupo de jóvenes afrodescendientes acusados injustamente por una violación. Lo que más brilla en esta producción son las grandes actuaciones de los actores, al igual que la estética parca y oscura que presenta. Por otro lado, también resalta el modelo de mundo presentado, uno injusto, racista y que cae a pedazos.

Unorthodox¸ otra serie de 4 episodios que toca una temática polémica, que son las religiones existentes aún ortodoxas que tienen a las mujeres enjauladas y de sirvientas del hombre. Es imposible quitarse de la memoria o nunca haber visto el fotograma de la protagonista siendo rapada mientras llora.

Entre otras producciones de HBO, se encuentra el gran éxito Chernobyl y la desentendida Watchmen. Ambas premiadas y aclamadas tanto por el público como por la crítica, las cuales presentan mundos más que oscuros, con personajes que pierden su humanidad pero que no se sienten lejanos a la realidad, lo que provoca una sensación extraña al espectador.

Uno de sus últimos éxitos fue Mare of Easttown, estrenada en abril de este año. Una historia noir de una detective que tiene que investigar un asesinato, pero a la vez solucionar sus demonios internos. Lo interesante de esta protagonista es la manera en cómo es retratada, infringiendo el arquetipo femenino establecido: siempre despeinada, desaliñada, come con la boca abierta, pone los pies sobre la meza, fuma, bebe cervezas tirando la chapa al piso, es grotesca y camina como si le pesara cuerpo. No obstante, no se siente exótico.

Easttown se convierte en un micromundo donde todos los personajes se conocen e interactúan. El ex esposo de la protagonista es su vecino y su primo es el párroco de la iglesia de la ciudad. La sociedad decadente que caracteriza al relato noir se encuentra presente con problemas económicos, familiares y psicológicos, que llevan a los personajes a tomar decisiones realistas. Con un final cínico, devastador y desesperanzador, Mare of Easttown se presenta como el último gran éxito en miniseries.

Continuando con éxitos, Marvel y Disney no pudieron desaprovechar la oportunidad y trajeron a sus superhéroes para sumar al boom de las miniseries con el triunfo que las caracteriza. Esto con series como WandaVision, Falcon & The Winter Soldier y las demás que están por llegar.

Una de las últimas que ha causado revuelo y más importante de los últimos años es Queen’s Gambit. El salto a la fama de Ana Taylor-Joy, la cual realiza una excelente performance presenta una historia exquisita, bien cuidada, llena de grandes simbolismos y metáforas. Con gran minuciosidad de la estética, la escenografía, montaje y de las figuras presentadas; Queen’s Gambit no solo es la historia de las dificultades de una mujer por adentrarse en un mundo que en un inicio parece solo para hombres, el del ajedrez, sino también de superación, vicios, autoconocimiento, amorosos, madurez, problemas familiares y más.

Existe una infinidad de series que me parecen importante analizar y mencionar, pero como he intentado señalar, el tiempo es limitado, por lo que se hace imposible poder explayarse con cada una de ellas. En ese caso, solo queda mencionarlas para darles al menos un poco del mucho valor que se merecen: Little Fires Everywhere, I know this much is true, The undoing, I may detroy you, Modern love, Normal People, entre otras.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *