No quiero una pareja

32 5
Read Time:3 Minute, 18 Second

Terminé una relación hace pocos meses. Durante ese tiempo empecé a analizar lo que pienso sobre los vínculos sexo-afectivos, ya sin miedo a lo que podría encontrar. Muchas veces me he preguntado si en serio quise estar con alguna de mis parejas. Siendo honesta, creo que nunca. Ha habido cariño, sin lugar a dudas. Incluso he amado. Ni siquiera es que haya deseado a otra persona. Sólo llegué a aceptar que prefiero no mantener una relación. Querer a alguien y decidir estar a su lado son cosas que, quizá, no necesariamente van juntas. Haber llegado a esta simple conclusión ha sido todo menos fácil: la vida está conformada por procesos caóticos y no lineales. Incluso de vez en cuando he llegado a experimentar culpa. ¿Es malo ser así? Tal vez lo negativo es, más bien, asumir que hay una forma de proceder de acuerdo a un determinado sentimiento. Si actuamos de esa manera, el deseo quedaría subsumido por la obligación y la costumbre. 

Tampoco se trata de decir “prefiero estar sola”, porque nunca lo he estado, a pesar de que durante periodos de oscuridad me haya querido convencer de lo contrario. Cuento con una red de apoyo conformada por amigxs y familiares a quienes amo con cada parte de mi alma y, a la vez, me aman. Entonces, por ahí no va la cosa. ¿Será exceso de individualismo? ¿Falta de tolerancia? ¿Incapacidad de trabajar en equipo? Tanto en mis vínculos sexo-afectivos como en otras esferas de mi vida busco la colectividad, cultivo en lo común y procuro la solución de conflictos a través del diálogo. ¿Tendré miedo al compromiso? Al contrario, lo atesoro con una convicción férrea que no parte de la obligación hacia un externo, sino que su fundamento se encuentra en la lealtad que tengo hacia mí misma y mis principios. ¿Soy incapaz de enamorarme? Nada de eso. Mi corazón tiene la facultad de querer y emocionarse sin temor alguno. Sólo prefiero vivir sin pareja. Así de sencillo, así de complicado.

Habría que reflexionar qué es lo que representa y brinda una pareja. ¿Es lo sexo-afectivo y erótico? He aprendido a gozar de mí y mi placer. Claro que se siente bien compartirlo con otra persona, pero no me parece imprescindible. ¿Se trata de la complicidad de construir un plan en común? Primero, ¿por qué asumir que únicamente podemos hacerlo con nuestras parejas? Familia y amigxs también despliegan un horizonte compartido desde el cual crecemos y creamos. Entonces, la construcción de lo común no es exclusiva de las relaciones sexo-afectivas.

 

Imagen cortesía de Victoria Añorve

Empiezo a pensar que tal vez estoy completa, en lo que cabe. No finalizada, como un sistema cerrado e inmutable, sino que no me vivo en falta. Cierto es que muchas veces se desea lo que una no tiene. Considero que esa clase de deseo, donde se busca afuera lo que falta adentro, está condenado a nunca verse realizado. Prefiero querer desde lo completo, donde lo fundamental es compartirte y estar en apertura para recibir al otro. Aclaro que este texto no pretende propugnar en contra de las relaciones sexo-afectivas. Mis mejores amigxs están casadxs entre ellxs y he tenido la fortuna de atestiguar su amor. No hay mayor felicidad que ver las personas que amas amarse. Estas personas son mi referente cuando hablo de los vínculos fundados en la libertad, cuya continuidad no se da por obligación o costumbre. Es curioso: comprendí que no quería una relación al atestiguar dos relaciones bellísimas. Ahora bien, ¿por qué hoy decido estar sin pareja? Creo que nunca me había sentido tan competente. Quizá el cariño, la completitud y la apertura no son razón suficiente para estar con alguien. Quizá no se trata de las condiciones de posibilidad, pero sí de la voluntad. Lo posible no opera en términos de necesidad. Concluyo que esto es lo que quiero y lo hago desde mi autonomía. A partir de un deseo emancipado y libre.

Happy
Happy
91 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
9 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
100%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

2 thoughts on “No quiero una pareja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *