Pánfilo descubre: El amor y su representación en los medios de entretenimiento

El amor como ente psicológico y social no se define como un sentimiento propiamente, sino como una pugna de sentimientos.

Víctor.- ¿Qué haces?

Pánfilo.- Estoy viendo la tontería de tema que escogiste para este mes.

Víctor.- ¡Te pregunté de qué querías hablar!

Pánfilo.- Y te mandé tres temas…

Víctor.- Sí y los temas eran: Recetas de cocina con chocolate, el horóscopo según Pánfilo y anécdotas del Archiduque Francisco Fernando.

Pánfilo.- ¡Ey! El Archiduque tuvo una vida de lo más interesante y ustedes humanos solo se centran en que lo mataron.

Víctor.- ¡Porque su muerte provocó una guerra!

Pánfilo.- Será el primero…

Víctor.-…

Pánfilo.- ¿Y de qué quieres hablar?

Víctor.- ¿No que estabas leyendo el título?

Pánfilo.- Es el título más ambiguo que pudiste elegir para una sección. ¿O nos vamos a poner a hablar de algo que entiende un niño de 7 años?

Víctor.-… ¿Qué es el amor?

Pánfilo.-…

Víctor.-…

Pánfilo.- Está bien, ganaste esta vez.

Víctor.- ¿En serio no sabes qué es el amor?

Pánfilo.- Imagino que, en algún momento cuando estuve con vida, lo sentí, pero no recuerdo algo como tal.

Víctor.- No me sorprende la verdad, creo que no hay estado más complejo que el amor.

Pánfilo.- ¿Estado?

Víctor.- Pues sí, es que realmente no hay un sentimiento específico que se vincule al amor.

 

Pánfilo.- ¿Y esa no es la idea de los sentimientos? ¿Qué no hay otra palabra para describir la emoción?¿Por qué se centra todo en una explicación abstracta del estado humano para así reglar la idea?

Víctor.-¿De dónde sacas esa pipa cada que das esas definiciones?

Pánfilo.- No lo sé…

Víctor.- Mira, el amor existe y la idea no es complicada en las palabras, pero la propia definición queda tan ambigua que no termina de ser autosuficiente como cualquier otro adjetivo o sustantivo.

Pánfilo.- ¿Y qué defines tú el amor?

Víctor.- Pues…

Pánfilo.- Señor todopoderoso, sabio y magnánimo.

Víctor.-…

Pánfilo.- Listo, ya puedes continuar.

Víctor.-¿Tú qué sientes cuando amas a alguien o algo?

Pánfilo.- Pues no sé.

Víctor.- ¡Exacto! El amor como ente psicológico y social no se define como un sentimiento propiamente, sino como una pugna de sentimientos. Al amar nosotros dejamos ir una serie de emociones al mismo tiempo que van conjugándose en una amalgama de sentires, por ejemplo, se puede amar sintiendo rabia o una profunda tristeza. El amor, en experiencia humana, trasciende el deseo emocional y sexual de las personas, los puede conjugar, pero no se limita.

Pánfilo.- Claro, ya lo dijo José José: Amar y querer no es igual, amar es sufrir, querer es gozar.

Víctor.- Hay veces que no sé cómo reaccionar con tus participaciones.

Pánfilo.- Intento entender de alguna manera lo que dices, tampoco es tan fácil para mí… digo, aunque he olvidado mucho de mi pasado, hay cosas que trascienden la muerte y las emociones más fuertes llegan a hacerlo.

Víctor.-¿A partir de esas sensaciones puedes llegar a recordar algo?

Pánfilo.- Recuerdo momentos muy específicos: la sensación de algunos abrazos, el calor de un momento de silencio. Pero nada que pueda concretar nombres, la verdad.

Víctor.- Lo que puede trascender tu plano onírico es la inestabilidad de los momentos. No sabría decirte si en tu caso, pero la generalidad de los momentos de silencio. Por ejemplo, remarcan los momentos que cambian una relación y vuelven el nexo entre los dos pues un momento que va más allá de la simpleza en la atracción.

Pánfilo.- Ok, pero tu horrible título aparte dice que vas a hablar de la representación del amor. ¿En serio te gusta como lo han representado?

Víctor.- ¡No! Bueno, sí, pero no.

Pánfilo.- Ok… Si quieres toma asiento y vamos a dejar de escribir por un momento.

Victor.- Déjame explicarme.

Pánfilo.- Ok, pero no hagas ningún movimiento brusco.

Victor.-…

Pánfilo.- Continúa, estoy para ti.

Victor.-… Lo que me refiero es que no todos los medios han sabido expresar de buena manera la idea del amor o más bien creo que se centraliza de mala manera.

Pánfilo.- ¿Las películas románticas?

Victor.- Realmente son el menor de los males. O sea, sí idealizan de mala manera la idea de una relación amorosa, pero en su defensa es que la mayoría se centra en la parte más volátil que es el comienzo de una.

Pánfilo.- ¿De verdad tu argumento es que una relación se estabiliza con los años?

Victor.- ¿Qué? ¡No! ¡Déjame argumentar!

Pánfilo.- Lo estás haciendo.

Victor.- A lo que intento llegar es que no, la idea de relación amorosa de una película como, no sé, “10 cosas que odio de ti” tal vez no sea correcta, pero solo específica una parte de la relación y realmente el problema de la ejecución es en el desarrollo de la relación y por lo mismo pocos lo han explorado.

Pánfilo.- ¿Y en los libros?

Victor.- Pues tanto más de lo mismo, digo, tenemos la idea visceral de la poesía que busca más que contar historias detallar sentimientos, pero…

Pánfilo.- Sí, ya sé que tú y la poesía no se llevan. Por cierto, la idea de colaborar en una revista literaria queda muy fuera si odias la poesía…

Victor.- ¡Espera! Yo no odio la poesía, solamente no me termina de agradar.

Pánfilo.- ¿Y entonces qué quieres que usen las personas para expresar los efectos que se tiene en una relación?

Victor.- Pues actualmente hay medios más didácticos para ello, los videojuegos son el claro ejemplo.

Pánfilo.- ¡Por supuesto! Como en los videojuegos nunca han existido claras muestras de sexismo, machismo, intolerancia y desprecio por ciertos grupos específicos.

Victor.-… ¿En algún momento podré continuar explicando?

Pánfilo.- Sí, adelante.

Victor.- Lo que me refiero no es al pasado triste que tiene la industria, sino sus oportunidades actuales como medio de expresión artística. Por ejemplo, existe un juego llamado Florence que, de manera totalmente sutil, pero completamente dinámica, va mostrando la vida de esta mujer a través de una relación.

Pánfilo.- ¿Y cuál es el punto de comparación?

Victor.- Pues en ese juego en específico está el hecho que se maneja de manera visceral también, lo importante son los sentimientos; un ejemplo es de los primeros niveles en una cita, no existe ningún tipo de dialogo escrito, lo que hay es un rompecabezas que debes formar para contestar y después formar otro y otro, conforme la conversación va fluyendo, los rompecabezas se vuelven más fáciles, porque la propia conversación toma su ritmo. Esa representación de una pareja que va encontrando comodidad a la hora de hablar hasta hacerlo de una forma inmediata no la he visto en otro medio, porque es difícil captar eso a menos que sea didáctico, la persona que recibe debe tener la capacidad de convivir con ello.

Pánfilo.- ¿Un poema con jugabilidad, básicamente?

Víctor.- Es más que eso, para ello deberíamos hablar del videojuego como arte y ya se va haciendo largo el tema.

Pánfilo.- Sí, esa última explicación la verdad fue tan aburrida que ni siquiera puse atención.

Víctor.- Gracias, Pánfilo… también te quiero.

Pánfilo.- Escribí un poema. ¿Podemos cerrar con él?

Víctor.- Pues mira, tocamos el tema sin ningún sentido y las ideas de los medios de comunicación muy apenas. ¿Qué es lo peor que puede sucedería?

Pánfilo.- Excelente:

He sentido lagrima correr,
pasea toda mi mejilla
y en el suelo busca caer
dejando marcada su vía.
No un mal amor,
no un recuerdo,
no un estertor,
no desacuerdo.

 La realidad morena
de vacío y nada,
presente carencia,
aquí solo migaja.

Chocolate, Pánfilo.

Víctor.- Nos van a correr de esta revista…


Please follow and like us:

2 comentarios sobre “Pánfilo descubre: El amor y su representación en los medios de entretenimiento

  1. Mi querido Víctor, dile a Pánfilo que se defina, dice que no le late la poesía y nos
    sorprende con esos versos: No un mal amor/ no un recuerdo…
    creo que es tímido y prefiere fingir. Le sugiero que deje fluir su esencia poética.
    Abrazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *