Promising Young Woman (2020): historias de terror y la ira femenina

0 0
Read Time:11 Minute, 18 Second

Advertencia de spoilers

Cuando repasamos la evolución del cine de terror encontramos que tanto hombres como mujeres han experimentado cierto protagonismo en distintas eras, pero la constante nos dice que de alguna manera el terror siempre les ha pertenecido a las mujeres: desde verse reducidas a meras víctimas, hasta el momento en que aventajan al oponente; incluso, podría decirse que las protagonistas modernas del cine de terror ejercen sus capacidades estratégicas ante los personajes femeninos que fueron victimizados en el pasado, como si el enfrentamiento con el enemigo final fuese una extensión de la evolución misma de las Final Girls. Como bien lo ejemplifica la mítica frase del actor de cine y teatro Béla Lugosi (1882-1956): “Son las mujeres quienes aman el terror. Quienes se regodean, se alimentan, se nutren de él. Tiemblan, se aferran y lloran —y vuelven por más” [Traducción propia*].

Uno de los aspectos inherentes al género de terror es que los márgenes mismos de la narrativa propician la exploración de la ira de los personajes. Pensemos en algunos de los personajes masculinos más icónicos del cine: Michael Corleone a lo largo de la saga de The Godfather, Travis Bickle en Taxi Driver (1976), Tyler Durden en Fight Club (1999); es cierto que estas narrativas no se consideran dentro del género de terror, sin embargo, exponen situaciones verosímiles que reflejan tanto el terror como los monstruos contemporáneos que habitan la realidad. Entre las cualidades que comparten los personajes destacan las siguientes: son hombres carismáticos, astutos y coléricos, que canalizan su ira de manera explícita hasta depender de métodos violentos y cuestionables para justificar una causa mayor. Consecuentemente, pensemos en personajes femeninos que comparten estas cualidades pero que también evocan mayor escepticismo: Alex Forrest en Fatal Attraction (1988), Catherine Tramell en Basic Instinct (1992), Amy Dunne en Gone Girl (2014) son algunas de las protagonistas más interesantes y complejas que el cine tiene para ofrecer, pero su recepción es todavía un tema que evoca discusión. A través de los años, los espectadores han destacado que estos personajes son manifestaciones de diversas patologías mentales y desórdenes de la personalidad, es claro que estos padecimientos no son exclusivos del género, sin embargo, pareciera que son los personajes femeninos los que representan mayor incomodidad para las audiencias en general.

¿Cómo se ve la ira ejercida por hombres y mujeres, respectivamente? En palabras de Clover (1992): “Las demostraciones iracundas de fuerza pueden pertenecer al hombre, pero llorar, encogerse, gritar, desmayarse, temblar, suplicar piedad pertenecen a la mujer” (p. 51). Esta descripción ilustra el vasto contraste entre los roles de género que se manifiestan en múltiples dimensiones sociales y políticas, incluso en una era todavía en desarrollo que se ve profundamente influenciada por movimientos feministas. Como bien lo expresan Minoff y McCullough (2020) en su análisis sobre la protagonista de Gone Girl (2014):

La reacción dividida hacia Amy Dunne habla de nuestros propios sentimientos sobre la ira femenina, un tipo de ira notablemente silenciosa que esperamos que las mujeres repriman normalmente […] Gone Girl nos muestra la historia de una mujer que reprime la decepción que alberga ante su esposo, hasta convertirse gradualmente en resentimiento asesino: este tipo de ira reprimida no solo es común, sino que es aceptada. Esta es la razón por la cual Amy es una antihéroe para algunos, por dejar salir esa ira y por tratar esas transgresiones cotidianas como crímenes que merecen venganza.

En el 2020 se estrena Promising Young Woman, la comedia negra que incorpora elementos del thriller y del subgénero popularmente conocido como la revenge movie. La película dirigida por Emerald Fenell, retrata la historia de una joven mujer que acostumbra salir a clubes nocturnos y fingirse en estado de ebriedad con el propósito de aterrorizar a los hombres que intenten tomar ventaja de la situación. De forma reverberante frente al fenómeno ocurrido por allá del 2014, cuando se estrenó Gone Girl, Promising Young Woman también se ha convertido en un tema de discusión que opone a las audiencias entre sí. Pronto se revela que Cassie, la protagonista, es un personaje en el que convergen dualismos antagónicos: el estilo femenino y los colores pastel que distinguen las prendas de la protagonista contrastan con las tonalidades sombrías de la apatía e indiferencia ante el mundo, respuesta que tiene sus raíces en un caso de abuso sexual padecido por su amiga de la infancia, Nina.

  

La recepción de la protagonista se complica cuando Cassie se enfrenta a los personajes del pasado que ignoraron la denuncia de Nina y apoyaron a su abusador. Como una especie de castigo que de manera ambigua equipara el crimen cometido, Cassie manipula la situación hasta evocar la zozobra e incertidumbre de posibles situaciones de abuso sexual. Resuena una frase de la película que ejemplifica perfectamente la ira de la protagonista: “Supongo que es diferente cuando se trata de alguien a quien amas”. Es cierto que los métodos de la protagonista son dudosos por decir lo menos y, en su defensa, ninguna de las víctimas de su ira es sometida a la misma situación de abuso sexual que cobró la vida de su amiga de la infancia. No obstante, estas lecciones brutales de doble moral y roles de género que se proponen no pueden considerarse completamente inocentes, lo cual nos dice mucho acerca de la naturaleza de la protagonista. Cassie no es un personaje sencillo y tampoco muestra códigos de ética y moral intachables, sobre todo después de los encuentros con las figuras de su pasado a quienes expone a situaciones de riesgo para evidenciar la indiferencia del mundo ante la pérdida de un ser querido que es, por extensión, la indiferencia ante las víctimas de abuso sexual en favor de los valores patriarcales que persisten en múltiples dimensiones sociales. El peso en Promising Young Woman radica en la verosimilitud de los eventos. Es una historia dolorosamente familiar que refleja la ira contenida de una mujer a la que se le reafirma cotidianamente que la negligencia del sistema es un aspecto más por asimilar en lugar de rebelarse ante él.

A pesar de su reticencia a ser catalogada como una obra del género del terror, Promising Young Woman es una historia que refleja los terrores auténticos de la realidad. La mera propuesta de una mujer que es abusada sexualmente y torturada psicológicamente al punto de revertir su denuncia y cometer suicidio en el proceso es una narrativa que se presenta de manera cotidiana. Lo que nos dicen los hechos tétricos y morbosos de una víctima más del abuso sexual es que se trata de una historia antiquísima y que Nina es precisamente eso: una muerta más. Entonces, ¿por qué la resistencia ante una ira que emerge con justa razón? El doble estándar está siempre basado en la comparación con la figura masculina, para continuar con el paralelismo entre personajes icónicos del cine citamos los hallazgos de Rothman (2014) sobre las semejanzas entre Tyler Durden en Fight Club (1999) y Amy Dunne en Gone Girl (2014): “En ambas historias, los personajes se rebelan contra el mito insoportable de la perfección alcanzable, sustituyéndolo por uno alternativo de destrucción trascendente, auténtica y liberadora”. Mientras los personajes masculinos son fuente de idealización para las audiencias en general, los personajes femeninos se ven sometidos al escrutinio obsesivo que reprende la exposición de la ira femenina. El problema radica en que las figuras femeninas en narrativas ficticias ahora tienen una responsabilidad mayor por atender las demandas de las audiencias, las cuales, por lo general, tienden a solicitar exposiciones forzadas de empoderamiento femenino de acuerdo a los estándares modernos. Las incomodidades salen a relucir cuando la manifestación de las personajas atenta contra una representación reducida y simplista del feminismo, sobre todo cuando se trata de figuras que mantienen cualidades sombrías y se valen de estas para defenderse en un mundo inherentemente patriarcal, tanto en la ficción como en la realidad. Minoff y McCullough (2020) lo describen acertadamente: “Esta perspectiva de que las mujeres no pueden ser inherentemente malignas es una apreciación sexista y son las mismas propuestas que la película [Gone Girl] critica”. Personajes como Cassandra Thomas o Amy Dunne despiertan un cierto grado de aversión debido a la reticencia de las audiencias por consentir a un personaje femenino que tenga tonalidades inherentemente malignas, cualidades reservadas y exponencialmente desarrolladas en personajes masculinos. Si Tyler Durden es uno de los personajes más emblemáticos del cine, ¿por qué no tolerarle algunas imperfecciones a Amy Dunne o Cassandra Thomas?

En lo que refiere al lenguaje visual de la película, Promising Young Woman destaca por su elección de una paleta de colores pastel que contrasta con los temas oscuros que se desarrollan. Esta oposición entre conceptos es una de las fortalezas más grandes de la película, Emmerald Fennell establece que todos los elementos tradicionalmente asociados a la femineidad han padecidos críticas severas al punto de ser ridiculizados, por lo que la incorporación de prendas, maquillaje, accesorios y música pop se convierten en una réplica ante la vieja costumbre que desacredita estos intereses por su asociación a la figura femenina (2020). No es accidental que los colores primarios a lo largo de toda la cinta refieran a un combate entre rosas y azules para aludir a Cassie y a las figuras masculinas respectivamente, como si se tratara de un combate en el que Cassie —tonos rosas— se ve completamente dominada por los valores patriarcales y el sistema —tonos azules— (Filmology, 2021).

Es cierto que no hay películas perfectas. Promising Young Woman no es la excepción a este principio. Hacia el segundo arco de la historia, la película prioriza el desarrollo de la rom-com entre la protagonista y su pretendiente. Desafortunadamente, este recurso no se materializa con éxito debido a una carencia de exposiciones que nos permitan empatizar lo suficiente con los personajes como pareja; como resultado nos encontramos ante escenas que pretenden pasar por tiernas y melosas, pero que se manifiestan con vaciedad debido a que lo que se nos ha mostrado de los personajes es completamente antagónico a la relación que se gesta. Otra de las faltas ocurre hacia el final de la obra, cuando se expone tanto al abusador de Nina como a su amigo en una secuencia que pretende despertar la simpatía de la audiencia, incluso después de otro crimen cometido —esta vez expuesto en pantalla.

Probablemente el aspecto que ha evocado mayor discusión en torno a la película refiere al final: Cassie acude a la despedida de soltero del abusador de Nina haciéndose pasar por stripper. En lo que se convierte en una lucha entre Cassie y el abusador de Nina, Cassie termina siendo asesinada por él. El giro en la trama ocurre en los últimos minutos de la obra cuando se revela que Cassie contempla las posibles consecuencias de su enfrentamiento ante Al Monroe, y asume que su asesinato será la única resolución por la violación de Nina. Estos eventos son los más complejos de abordar no solo por su cercanía con la realidad, sino por el mensaje de que la muerte de la víctima es el único estado admisible para atender un caso de abuso sexual. La propia directora establece que no había otra manera de plasmar un final realista para la protagonista: “No puedo imaginar [a Cassie] en una habitación con un hombre amenazándola y que [la situación] se desarrolle de manera diferente, sin importar cuánto deseemos que suceda” (Fenell, 2021). Considerar que esta elección narrativa celebra la misma incompetencia de un sistema patriarcal ante las víctimas de abuso sería ingenuo, pero sí es una representación tan plausible como decepcionante que impera por un activismo que trasciende la pantalla y ejerce influencia sobre las acciones cotidianas que se oponen a situaciones de abuso.

No puede ignorarse que, pese a sus faltas, Promising Young Woman ofrece un final parcialmente catártico en el que los abusadores de Cassie y Nina deberán enfrentar las consecuencias de sus acciones. A la par que el cine ha abierto camino a la representación de personajes femeninos complejos en los que coexisten intenciones ambiguas y réplicas radicales al sistema, también se nos ha ilustrado la posibilidad de explorar situaciones ficticias que no condonaríamos en la realidad; es por ello que el final de Promising Young Woman es más necesario que una fantasía de venganza alternativa, porque las historias de terror deberían pertenecer a las películas y no a los hechos reales.

Promising Young Woman está disponible en  Amazon Prime Video.

*Todas las citas en el texto son traducciones propias de los textos originales en inglés. 


Referencias:

Clover, C. J. (1992). Men, Women, and Chain Saws: Gender in the Modern Horror Film. Princeton University Press.

Fenell, E., Mulligan, C. y Burnham, B. [Variety] (28 de enero de 2020). ‘Promising Young Woman’ Cast Explains the Female Revenge Thriller. [Archivo de Video]. YouTube. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=HFg8Hh5LpZ4

Fenell, E. y Mulligan, C. [Variety] (17 de enero de 2021). ‘Promising Young Woman’ Ending Analyzed By Carey Mulligan And Emerald Fennell. [Archivo de Video]. YouTube. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=Rhj2RmWVup4

Filmology. (22 de enero de 2021). The Colors of Revenge || A Promising Young Woman Analysis. [Archivo de Video]. YouTube. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=UWemHFbc0Pw

Minoff, D., y McCullough, S. [The Take]. (26 de diciembre del 2020). Why You Root for Gone Girl’s Amy Dunne. [Archivo de video]. YouTube. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=ok7YyNnmpMo

Rothman, J. (08 de octubre del 2014). What “Gone Girl” Is Really About. The New Yorker. Disponible en https://www.newyorker.com/books/joshua-rothman/gone-girl-really

 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *