Alcohólico

La palabra “alcohólico” es casi onomatopéyica y asemeja ya desde su grafía una ampolleta de extravagantes ondulaciones. De inicio, su sonido remite a la oquedad de la botella vacía por esa prolongada “o” en medio de la palabra que insiste en perpetuar su sonido con esa “h” muda y cómplice. Seguir leyendo…