Un cuento en cuarentena

—Amor, tenemos que terminar. «No, ¿cómo le vas a decir “amor” si estás terminando con ella, idiota?». —Andrea, tenemos que terminar. «Sí, así suena mejor. ¡Ay, Diosito, perdona que te moleste tanto…!» Creí que practicar frente al espejo me ayudaría, en lugar de eso puedo presenciar el ridículo que hago Seguir leyendo…

Un mejor amanecer

Al salir del trabajo cada noche, observo sentado en la esquina a un joven inmigrante chiapaneco, cabizbajo y con la venta casi intacta; su rostro evidencia la difícil situación que vivimos, los tiempos de incertidumbre humana que impactan directamente en las condiciones laborales de cientos de miles de personas al Seguir leyendo…

Quien tenga ojos para ver

Cuento ganador del concurso “El cuento en cuarentena”. Ya tengo la cafetera al fuego. Cuando empiece a chillar, el sol y yo tendremos la certeza de estar despiertos. Manuel volvió a llegar tarde anoche. Me empiezo a cansar de hacer cenas para mí, porque los chicos también tienen sus excusas: Seguir leyendo…

La funesta oportunidad

Puede resultar incómodo y hasta poco conveniente rescatar los aspectos positivos de una atroz pandemia durante tiempos que parecen ser difíciles en sentido económico, político, pero sobre todo social en toda su estructura. Sin embargo, no se pueden ignorar los acontecimientos que continúan sucediendo en las calles y que, además, Seguir leyendo…

Todo se ve más lindo en Internet

Necesito moverme. Me lo pide el cuerpo. Mi mente está desquiciada como siempre, pero mi tronco anda tieso, entumecido. Sé que si me muevo, me salvo, pero no hay audacia. El primer paso tiene que ser sutil. Se me ocurre que los nudillos de mis dedos se verían bien tocando Seguir leyendo…

Crónicas desde el barrio

La semana pasada murió “El Toro”. No hace falta pensar por qué le decían así: hombre hosco, temerario y con una estrella atenuada por no decir marchita. No hace mucho tiempo andaba por las calles mascullando y escupiendo palabras incomprensibles cual jerga de un espíritu demudado por la pesadumbre. Siempre, Seguir leyendo…