El Pelukas y los sobresaltos de la adrenalina

Yo creo que no hay imposibles. Eso lo aprendí con la patineta, lo aprendí a golpes, a raspadas, a roturas de cuerpo, eso es lo padre. No se rindan. Si ustedes no se tienen que romper nada, no se tienen que caer, pues no hay ningún problema, al contrario, échenle Seguir leyendo…