Todo se ve más lindo en Internet

Necesito moverme. Me lo pide el cuerpo. Mi mente está desquiciada como siempre, pero mi tronco anda tieso, entumecido. Sé que si me muevo, me salvo, pero no hay audacia. El primer paso tiene que ser sutil. Se me ocurre que los nudillos de mis dedos se verían bien tocando Seguir leyendo…