Entrevista 

Laura Aurora llegó de S-Cassiopeiae.

Desde el cybergoth, el hell-billy, los drag queens, hasta el bubblegoth, y el retro-futurismo, y sin ser partidaria de ninguna tribu urbana, Laura Aurora lleva años perfeccionando su look personal, experimentando con nuevos maquillajes, texturas y accesorios, para dar vida a uno de los looks más exóticos que he visto en mi vida. Ella misma se define como una artista Avant Garde. Yo creo que ella es un ser interestelar proveniente de la estrella S-Cassiopeiae. Isaac Asimov y Tito Rodríguez, siempre estuvieron fascinados con el universo más allá de nuestro…

Leer más...
Editorial Entrevista 

El Pelukas y los sobresaltos de la adrenalina

Yo creo que no hay imposibles. Eso lo aprendí con la patineta, lo aprendí a golpes, a raspadas, a roturas de cuerpo, eso es lo padre. No se rindan. Si ustedes no se tienen que romper nada, no se tienen que caer, pues no hay ningún problema, al contrario, échenle más ganas. Ahí estaban todos los morritos sentados, abrazados cada uno a sus rodillas, riéndose entre ellos, ocultos debajo de greñas oxigenadas y gorras de acabados metálicos. Fijan su atención en otro chico que, alejado de la multitud, avanza sobre…

Leer más...
Entrevista 

Creamy cat: Un vistazo al diseño mexicano independiente.

Fue un enero del 2012, cuando un fotógrafo Español, ahumado en su cigarro, encharcado en su silla giratoria, humilló a Vanessa de ser una cani sin futuro que no sabía nada del mundo, con un cutre arete en la nariz, el cual obviamente tenía que quitarse si quería trabajar con él. – Aquí tomamos fotos de los recién nacidos, con o sin permiso. ¡Ostía, tía!-  Así le espetó el gachupín, con una mueca burlona, como emperatriz que avienta un solomillo de pavo al suelo, y se lo come su criado…

Leer más...
Cuento 

CARIÑO SILENCIO

Un día Laumila descubrió que estaba loca. La luz del sol se había empañado de coronas multicolores que le nublaban la vista y la mirada cíclica de su esposo la encaraba fijamente, siguiéndola por todos los rincones de la casa, susurrándole cositas aquellas, cositas molestas, cositas que la incomodaban. Ese día se dio cuenta que su esposo jamás la dejaría en paz. Que su sombra la seguiría incansablemente por todos lados, escrutando sus pensamientos, curioseando sus pasos, reclamándole esto y aquello. ¿Ya viste? ¿Ya viste, Laumila? ¡Por tu culpa! Por…

Leer más...