El virus posta

De repente Facebook se convirtió en mi barrio. Salgo todos los días al muro y me encuentro vecinos, diciendo cual y tal cosa sobre la pandemia. Mis días transcurren transversal a los múltiples discursos que se disparan por mi pantalla. Se entrecruzan ante mis ojos viejas profecías, decretos de necesidad Seguir leyendo…

Jornada de agonía

He comprendido que la vida no es un instante, que es un vaivén de situaciones creadas más allá de lo personal. Jamás supe el valor real de un abrazo, de una reunión familiar, de un grupo de amigos juntos por el solo hecho de compartir como hasta ahora. Bastó solo Seguir leyendo…

Contagio

Es la noche más larga en la que entre perros se contagian el ladrido. Intento dormir mientras el aire riega su aullar desde azoteas, patios y rincones hasta mi cuarto: uno a otro can, gritando, el gritar desata. De la rabia que yergue alto su voz me sé lejos; seguro Seguir leyendo…

Crónica de una infección

Una colaboración de: La Pandemia de la Desinformación Como muchas células en el cuerpo humano, todas hemos pasado por tiempos difíciles, las amenazas nunca escasean cuando eres parte del sistema de defensa del cuerpo y por lo general nuestro trabajo es de tiempo completo. Recuerdo una época de tiempos oscuros, Seguir leyendo…

Crisis de humanidad: los retos del porvenir frente a la pandemia

Vivimos tiempos excepcionales. La pandemia del coronavirus nos ha llegado como un golpe de conciencia que advierte y amenaza a la vez. El reto para la humanidad consiste en reconocer de manera crítica todas aquellas acciones que nos han conducido a la situación que ahora vivimos. Hoy nos encontramos en Seguir leyendo…

¿Coronavives?

Nuestra soledad en el siglo XXI la interpretamos ligada, armonizante con los medios y comodidades actuales. Por lo tanto imagino que la tristeza del pasado era en verdad aguda; a tal grado que el solitario del siglo XIX se sentiría –dentro de la incomunicación-melancolía actual– más acompañado de lo que Seguir leyendo…

La generación suicida

Seguimos siendo primates. No hemos evolucionado nada. El nuevo coronavirus dejó al descubierto nuestra verdadera humanidad. Nos dejó desamparados con nuestra existencia desnuda. Nosotros somos el enemigo, no el nuevo coronavirus. Los virus no tienen consciencia, raciocinio, ni neuronas; los humanos, sí. Somos nosotros los suicidas y el COVID-19 es Seguir leyendo…