Tenerte

Te beso y me devuelves el beso con soltura. Me dices que me amas, que me has amado por años, que soy tu compañera de los días y las noches. Eso acelera mi corazón, se desboca en mi pecho y te beso de nuevo. Tus palabras me envuelven y me llenan. Humedecen mis entrañas. Intuyes lo que pasa. Tu cuerpo también se despierta, te siento firmemente junto a mí. Me dices que deseas llenarme de galaxias, me envuelves con tus brazos y buscas las partes más sensibles de mi cuerpo. La ropa sobra. Con dedos temblorosos te quito la corbata. Con mucho cuidado tomo tu saco y lo deslizo por tus brazos. Ya que estás libre de él, es un placer abrir cada uno de los botones de tu camisa. Me gusta la textura. Acaricio tu pecho, besas mis labios. Me quitas la blusa. Me dices al oído que soy bella, que me amas, que eres mío. El encaje te estorba, lo quitas y dices que beberás de la mejor copa. Siento tu lengua acariciándome. Gimo feliz. Mirándome a los ojos, te quitas la poca ropa que todavía tienes. Me quito lo que estorba. Quiero que me veas, que me aprecies, que me ames. Me observas, te observo. Eres bello. Y me deseas. Eso es obvio. Me sonrojo con placer. Te beso lentamente, recorro tus labios. Siento tu deseo en mi vientre. Con todo cuidado, me llevas a la cama. Me besas y me dices que soy tu vida, que soy tu compañera, que me amas. Creo todo lo que dices. Y mi pulso se acelera aún más. Tu voz es el mejor afrodisiaco. Tus ojos no dejan mis ojos, tu mano llega a mi centro. Sientes que te espero, sientes la humedad. Con suaves círculos me llenas de sensaciones. Sabes qué me gusta y cómo hacerme gemir. Me dices que me amas, gimo con más fuerza. Me arqueo, grito tu nombre y lleno tu mano de mí. Con mucho cuidado te deslizas hacia abajo, besas mi entrepierna y lames mi esencia mientas acaricias mi cadera. El placer me envuelve, mi interior empieza a contraerse. Tu lengua lo intuye. Llego a la cúspide. Bebes de mí. Tus manos suben de mi cadera a mis pechos, acarician con cuidado mis costados y me estremezco con deleite. Ligeramente te pones sobre mí. Entras, te acojo, soy buena anfitriona. Te estaba esperando, deseosa y sonrojada. Es hermoso, te siento, me sientes. Mi cuerpo te recibe, lo llenas totalmente. Te envuelve mi marea. Entras y sales, jadeas y me besas. Muerdo tus labios, llego al placer. Con un gemido, me llenas de estrellas. Suspiras. Te miro. Me ves como si fuera el centro de tu universo. Comprendo que en ese momento, lo soy. No existe el pasado, no importa el futuro. Te tengo, eres mío y estoy llena de ti.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *