TODAS LAS NOCHES SON LA MISMA NOCHE: LUIS ESCAVY Y SU ÓPERA PRIMA “OTRA NOCHE EN EL MUNDO”

TODAS LAS NOCHES SON LA MISMA NOCHE: LUIS ESCAVY Y SU ÓPERA PRIMA “OTRA NOCHE EN EL MUNDO”

Read Time:5 Minute, 19 Second
Libro: Otra noche en el mundo (Sonámbulos Ediciones, 2021).
Autor: Luis Escavy.

Decía Oscar Wilde, “puedo resistirme a todo menos a la tentación”. De algún modo, es esto lo que nos mueve en nuestras grandes pasiones vitales, así como en las más minúsculas curiosidades del día a día. Un recuerdo familiar de alguien que ya se ha ido, unos escombros que ocultan la atrocidad histórica del ser humano como un secreto a voces, un tránsito por las calamidades del individuo común. Estos breves ejemplos son algunos de los que pueden entreverse en el primer libro del poeta Luis Escavy (Murcia, 1994), Otra noche en el mundo, publicado por la editorial Sonámbulos a inicios de este año. Si bien es cierto que el poeta murciano no tiene la melena espléndida de Wilde (Escavy luce un pelado más bien corto, de cierto aire casi militar, aunque él solo milite en poemas, y su vocación por el Latín y el Griego, que no es poco), sí consigue mostrar en esta ópera prima una obra de una alta calidad como la de Wilde. En este libro, Luis Escavy, quien ha sabido resistir sabiamente a la impaciente tentación de todo poeta joven por ver publicados sus primeros borradores, nos ofrece una obra magistralmente meditada, cuyo rigor, vuelo, altura e ironía, aparecen reposadas por la cruda lucidez que dan las inclemencias de los años.

Es importante comprender, primero, que el poeta de Otra noche en el mundo forma parte, y es conocedor, del mundo literario desde hace ya muchos años. Escribe desde hace un milenio y no han sido pocas las veces que hubiera podido, si lo hubiera aceptado, publicar con distintas editoriales que conocían —como muchos dentro del mundillo de la poesía— sus poemas. En cambio, análogamente a tantísimos autores con anterioridad, ha querido guardarse de cualquier precipitosa primera publicación de la cual pudiera después arrepentirse. Ejemplo de ello es uno de sus muchos referentes, Jaime Gil de Biedma, quien publicara su primer libro bien entrada ya alguna que otra cana y alguna que otra calvicie.

Por eso, Otra noche en el mundo¸ aunque es una primera publicación, está lejos de ser un primer libro, pues quien lo lea se dará cuenta de que está salvado de todos aquellos primeros desperfectos que suelen acarrear los primeros libros. En esta ópera prima encontramos pulcritud y precisión en los poemas, donde no sobra ni uno solo ni tampoco faltan, donde el leit motiv gira ante la singularidad sólida y madura de una voz propia, fuera de los lugares comunes y los variopintos rastros de las influencias lectoras, construido con honestidad e imágenes tan originales como esclarecedoras, fuera de toda previsibilidad.

En pocas palabras, un gran libro que versa sobre una sobriedad vertiginosa y desengañada, una tentación estoica que hace entender que la demolición vital y exterior no son tan distintas y que por eso ambas son también el cobijo de la ruina. Un hogar derruido no deja de ser el hogar que fue por mucho escombro que haya. Una infancia demolida no termina de existir como infancia por mucha polvareda que se levante sobre lo caído. El poeta Luis Escavy camina a través de estos poemas su vida, igual que un extranjero hace la ruta turística y, fotografiándose a sí mismo en el poema, se pregunta quién será ese que soy o fui. Evidencia de ello son los poemas “Una foto de familia” y el último del libro “Biografía”.

Por otro lado, la obra refleja que el silencio también puede ser un modo de demolición, por ejemplo, cuando para ocultar la edificación de lo que fue una universidad, nace mediante su enterramiento a base de escombros, para que así quede tapada e impedida hacia el culto de los que vinieran después desde el bando vencido. En cambio, esto nos hace comprender que quien visita esas ruinas, transita un monumento mayor: la evidencia de que la historia es la que es por mucho que intentemos obviarla u ocultarla sobre el silencio, sobre el destrozo caótico, sobre una falsa indiferencia de restos, ladrillos y piedras, porque ahí sigue y seguirá lo que sucedió. Esos escombros son un secreto a voces de aquello que intentan esconder. Esta ruina exterior bien se refleja en poemas como “De ruinas y hombres”, “Asedio”, “Segóbriga” y, en especial, “Visita a Teufelsberg”, que recoge la mención anterior de la universidad nazi y la montaña de escombros o, como se denomina, “la montaña del diablo”, en esos doce millones de metros cúbicos de escombros.

Otra peculiaridad es el canto en cuanto a la literatura y a la figura poética. Casi oracional, el poeta nos habla sobre la victoria de la mera participación, desde la no ambición, desde el regocijo del mero hecho de escribir, sin más vanagloria que llevarlo a cabo y, en la minoría de veces, con mayor acierto y solvencia que entender que somos más los borradores que desechamos que los poemas que salvamos. En el poema “Buceo de altura”, por ejemplo, se equipara ese proceso creativo con el del buceador, entroncando así con la línea poética de la hondura del poema como espacio de descubrimiento e incertidumbre, casi hasta de peligro, como otros autores (jóvenes en el caso de Nacho Pérez Cerón o no tan jóvenes ya como Álvaro Galán Castro) también recogen. Así, a diferencia de otros muchos textos, Luis Escavy nos advierte de cuál debiera ser la mejor opción a la hora de bucear en búsqueda de lo poético en las inmensidades del poema, para “desvalijarlo todo y no volver”.

Por último, todos los textos nacen y no escapan, de una u otra manera, de la ironía y el sarcasmo como síntoma de comprensión, de traducción intelectual de lo que sentimos y percibimos a nuestro alrededor. Incluso en algunos poemas, nos resulta familiar por los ecos con aquella magnífica película de La vida de Brian (cuando pide que las musas canten la vida de un tío normal sin más triunfo ni epopeya que el ser un tipo normal), en concreto, en el poema “Por una vez”, donde pide a las musas que canten las hazañas de quien “no hizo/ ninguna cosa digna de memoria”, aunque, en este caso, Otra noche en el mundo se merece toda la atención, toda la memoria, todo el reconocimiento de ser un gran libro, una magnífica opera prima digna de todo lo bueno que le venga a suceder por delante.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *